Inter acaricia el "scudetto"

Volvió a ganar por 4-0, al Atalanta, y sacó 12 puntos de ventaja

Inter gana, gusta y golea (foto: ANSA)
Inter gana, gusta y golea (foto: ANSA)

    (ANSA) - MILAN, 28 FEB - Inter sumó hoy su tercera victoria en fila por 4-0, esta vez de local frente al Atalanta en un partido pendiente de la vigésimo primera fecha y a falta de otras 12 para el final del campeonato le sacó 12 puntos de ventaja en la cima a la escolta Juventus.
    El "nerazzurro" de Milán venía de superar por idéntico marcador a la colista Salernitana y a Lecce y hoy repitió ante un rival de más fuste que terminó sucumbiendo en el Giuseppe Meazza al poderío ofensivo del equipo de Simone Inzaghi y resignó el cuarto puesto, del que había sido desplazado por Bologna.
    Matteo Darmian abrió la cuenta a los 26' para el local, que se fue al descanso dos goles arriba gracias al convertido en el último minuto adicionado al primer capítulo por su capitán argentino Lautaro Martínez, que también se escapa en la cima de la tabla de artilleros con 23 festejos.
    Pudieron ser 24, pero el "Toro" malogró un penal, que el árbitro Andrea Colombo sancionó a instancias del VAR por una mano en el área del neerlandés Hans Hateboer, cuando el arquero Marco Carnesecchi le adivinó el remate, aunque no pudo retener el balón que Federico Dimarco empujó a la red a los 54' para el 3-0.
    El cuarto lo celebró Davide Frattesi a los 71', nueve minutos después de ingresar al campo de juego por el armenio Henrikh Mkhitaryan, aunque dos minutos después del tanto también él dejó la cancha, al igual que lo había hecho Martínez a los 68' para que ingresara el chileno Alexis Sánchez.
    El argentino cumplió con su cuota de gol y le sacó ocho de ventaja al serbio Dusan Vlahovic, goleador de una Juventus que quedó a 12 puntos en el campeonato de un Inter que no parece tener rivales y que sumó su undécimo triunfo en igual cantidad de partidos desde que comenzó el año (el primero había sido ante Hellas Verona el 6 de enero).
    Son 22 las victorias que celebró en el torneo, en el que empató en tres ocasiones y sólo perdió un partido, 69 los puntos cosechados y 67 los goles que festejaron sus aficionados, con apenas 12 recibidos (en 17 fechas no le convirtieron) que también hablan a las claras de un equilibrio que en la pasada temporada Inter no tenía y hoy es su principal virtud.
    "Es un equipo completo y juega un fútbol de altísimo nivel, pocas veces visto", admitía en la previa Gian Piero Gasperini, entrenador de un Atalanta que llegaba en racha luego de lograr cinco triunfos apenas interrumpidos por el empate en gol con Milan del domingo en este mismo escenario.
    Esta tarde-noche, en cambio, su equipo terminó cayendo en un partido en el que logró sorprender a Inter en el inicio, generó la primera situación de riesgo tras una desinteligencia y festejaba el gol del belga Charles De Ketelaere cuando el árbitro Colombo lo invalidó advertido por el VAR por una mano previa del ruso Alekséi Miranchuk.
    Todo Atalanta protestó, incluido Gasperini, quien antes de este partido advertía sobre las jugadas polémicas como la que le permitió a su equipo empatar con Milan gracias a un penal sancionado por una simulación del sueco Emil Holm tras un contacto con el francés Olivier Giroud.
    "No tenemos nada que perder", decía también el conductor del equipo de Bergamo que gracias a esa presión en toda la cancha ahogó por momentos a Inter y le impidió hilvanar jugadas de peligro, obligando a los jugadores locales a intercambiar posiciones intentando sorprender, razón por la cual el zaguero Alessandro Bastoni se convirtió por momentos en delantero.
    Nicoló Barella y Martínez dijeron presente frente al arco de Carnesecchi como para advertirle a Atalanta que el peligro era inminente a pesar de su planteo. Inter se fue soltando poco a poco y ganando confianza comandado en ataque por su capitán y goleador, que habilitó a Mkhitaryan para que probase los reflejos de un portero rival que dejó largo el rebote y le permitió a Darmian romper la paridad.
    El propio Darmian tuvo una chance para repetir, pero falló, aunque Lautaro volvió a aparecer en escena cuando agonizaba el primer capítulo para darle una ventaja mayor a Inter, que sentenció el pleito apenas iniciado el complemento con el penal que no pudo convertir el goleador, pero sí Dimarco para terminar con la resistencia de un Atalanta que sintió el golpe y ya no volvió a pelear el partido.
    El gol de Frattesi sirvió para decorar el marcador, aunque el festejo no pudo ser completo para él porque se lesionó en esa jugada y dejó la cancha con una contractura, y para asestarle el golpe de gracias al equipo de Bergamo, que quedó con 46 puntos a dos de distancia del sorprendente Bologna, gran revelación del torneo a la que recibirá el domingo.
    Inter volverá a ser local el lunes frente a Genoa, un día después de que Juventus visite al Napoli, último campeón de Italia que hoy aplastó por 6-1 a domicilio a un Sassuolo que cayó en zona de descenso en el otro partido que completó la postergada vigésimo primera jornada.
    Para Atalanta Inter fue demasiado y refrendó sus pergaminos en un campeonato en el que se encamina a paso firme rumbo a un "scudetto" que logró por última vez en la temporada 2020-21, pensando también en la revancha del 13 de marzo con Atlético Madrid por los octavos de final de la Champions (ganó en Milán por 1-0 en el partido de ida), en la cual es el actual subcampeón.
    En el horizonte aparece la posibilidad de sacarse aquella espina de la final perdida por la mínima en el torneo continental a manos de Manchester City (que celebró así su primera corona en el certamen), pues el equipo de Inzaghi es una máquina de ganar y alcanzó un nivel que invita a los suyos a soñar y obliga al resto a temer. (ANSA).