Milan y Roma van por pasaje

A octavos de final, en revanchas de los "play-off" de la Europa League

Milan visita a Rennes con amplia ventaja lograda en la ida (foto: ANSA)
Milan visita a Rennes con amplia ventaja lograda en la ida (foto: ANSA)

   (ANSA) - MILAN Y ROMA, 21 FEB - Milan y Roma saldrán mañana al ruedo en busca de sus pasajes a los octavos de final de la Europa League cuando enfrenten al Rennes y al Feyenoord en las revanchas de los partidos de ida, en los que el "rossonero" logró un triunfo por 3-0 de local y el "giallorosso" un empate en uno como visitante.
    "Afrontamos este partido con enorme concentración porque el objetivo es avanzar a la próxima ronda. Sacamos una buena ventaja en la ida, pero la serie no está cerrada", advirtió Stefano Pioli, técnico de un Milan cuya racha se cortó este fin de semana tras la inesperada derrota por 4-2 en campo del Monza.
    Un traspié que le impidió desplazar del segundo puesto del campeonato italiano que lidera con comodidad Inter a una Juventus que igualó con Hellas Verona y ahora le lleva dos puntos de ventaja.
    A diferencia del Milan, Rennes derrotó por 3-1 al Clermont en la Ligue 1, por la que visitará este domingo al líder y último campeón del fútbol francés, París Saint-Germain, pese a que presentó algunas variantes en su formación para preservar jugadores de cara a la revancha en la Europa League.
    "Jugaremos contra un rival que aún cuando presentó entre cinco y seis cambios, ganó en su campeonato. Es un buen equipo y lo conocemos bien. Haber sacado esta ventaja en la ida es importante, pero ellos seguramente saldrán a jugarse el todo por el todo", resumió Pioli.
    En Milan volvieron a entrenarse después de meses de ausencia por lesión el zaguero francés Pierre Kalulu y el anglo-canadiense Fikayo Tomori, aplaudidos por sus compañeros porque -destacó el DT- "hacía tiempo que no estaban con nosotros y recuperarlos es muy importante, aunque no estarán a disposición mañana. Tal vez el domingo", aclaró al aludir al partido con Atalanta en San Siro.
    Su colega Julien Stephan prometió que Rennes saldrá a darlo todo porque -dijo- "si jugamos haciendo cálculos, no lograremos remontar la serie. Debemos salir a la cancha con una dosis de locura tratando de lograr lo que hoy parece imposible".
    Rennes tiene que jugar sin prejuicios porque "todo es posible aún y debemos dar el máximo para revertir esta llave, que tendrá efectos también a futuro", coincidió el presidente del club francés, Olivier Cloarec, en diálogo con la prensa de su país.
    "A pesar de la diferencia entre ambos equipos, debemos mirar hacia adelante. Si bien la derrota en el partido de ida menguó las esperanzas de muchos, creo que tenemos chances y que será una tarde especial la de mañana en Roazhon Park", el estadio de Rennes, completó.
    El otro equipo italiano que tendrá acción el jueves es Roma, que en el estreno europeo de Daniele De Rossi como técnico del plantel "giallorosso" buscará refrendar las buenas sensaciones que dejó frente al Feyenoord en el choque de ida.
    El camino que la Roma inició con el portugués José Mourinho podría continuar buscando repetir lo hecho en la pasada edición del torneo continental, cuando el equipo italiano avanzó a la final que terminaría perdiendo por penales frente al Sevilla.
    Aquella derrota en Budapest frente al equipo más laureado del torneo (con siete coronas) podría empezar a cerrarse si Roma sigue avanzando en esta Europa League rumbo a la final en Dublín de la mano de un De Rossi con experiencia internacional que sólo sufrió una derrota (frente a Inter) desde que tomó el timón del equipo.
    "Claro que confiamos en poder llegar a fondo", dijo al respecto el mediocampista Bryan Cristante, al entusiasmarse con la posibilidad de "avanzar hasta la final y por qué no ganarla", aún cuando reconoce que Feyenoord no es un obstáculo fácil de superar.
    El aliento de los fanáticos "giallorossi" podría ser la motivación que la Roma necesita para superar este escollo en un Estadio Olímpico que se anticipa colmado por unos 67 mil espectadores y al que los aficionados visitantes tendrán vedado el ingreso, tal como sucedió con los de Roma en el duelo de ida por los antecedentes de violencia.
    "Para nosotros, jugar en casa y tratar de disputar una tercera final europea consecutiva (Roma fue el primer campeón de la Conference League en 2021-22 al vencer en la definición justamente al Feyenoord) representa una responsabilidad adicional", reconoce De Rossi.
    "Debemos recuperar esa comunión con nuestro público", destacó el entrenador que sumó cuatro triunfos desde que reemplazó a Mourinho, el último de ellos el domingo en el Olímpico y por 3-0 frente a Frosinone por un campeonato italiano en el que Roma marcha sexta y a cuatro puntos de distancia del último boleto a la próxima Champions.
    "El partido de mañana es el más importante para nosotros por todo lo que hay en juego", explicó De Rossi al afirmar que más allá de los nombres "necesitamos del aporte de todos", al advertir que Roma no depende únicamente de lo que hagan el belga Romelu Lukaku o el argentino Paulo Dybala.
    "Claro que esperamos de ellos siempre algo más por su talento, pero lo más importante es pasar de ronda", aclaró al confirmar que tanto el goleador como la "Joya" serán titulares en el equipo y al explicar que "ojalá conviertan, aunque lo importante es que marquemos goles, sin importar quién los haga".
    Desde su arribo a la Roma, fueron ocho jugadores distintos los que celebraron sobre un total de 19 que utilizó, una diferencia con la etapa previa con Mourinho, caracterizada por la cantidad de lesionados que registraba el plantel.
    Lukaku, autor del gol en el partido de ida, y Dybala estarán acompañados por Stephan El Shaarawy en ataque, con Cristante, Lorenzo Pellegrini y el argentino Leandro Paredes en el mediocampo, aunque según advierte Cristante: "la diferencia estará dada por la actitud y no por los nombres".
    En los restantes duelos de la jornada chocarán Friburgo y Lens, que igualaron sin goles en el duelo de ida; Olympique de Marsella y Shakhtar Donetsk, que empataron 2-2; Toulouse y Benfica, que se impuso por 2-1 de local en Portugal; Sporting de Lisboa y un Young Boys que cayó por 3-1 ante su público; el azerí Qarabag, que recibirá a Sporting Braga intentando hacer prevalecer la ventaja por 4-2 que logró como visitante, y Sparta Praga frente a un Galatasaray que lo derrotó por 3-2 como local.
    De estos partidos surgirán los clasificados a los octavos de final, donde esperan Atalanta, Liverpool Bayer Leverkusen, Villarreal, Slavia Praga, West Ham, Brighton & Hove Albion y Glasgow Rangers. (ANSA).