Mazzarri cree en la "resurrección"

"Quedan otros 45 puntos", dice el DT del Napoli, que recibe al Genoa

Osimhen no arrancaría como titular en Napoli (foto: ANSA)
Osimhen no arrancaría como titular en Napoli (foto: ANSA)

   (ANSA) - NAPOLES Y GENOVA, 16 FEB - "A partir de hoy sólo debemos pensar en ganar", resumió Walter Mazzarri, entrenador de un Napoli que apuesta por la resurrección del último campeón del fútbol italiano tras una temporada en la que la defensa de la corona comienza a parecerse a una utopía.
    "Nos faltan 15 partidos para el final del campeonato y necesitamos recuperar siete puntos para llegar al cuarto puesto, empezando por el de mañana frente al Genoa", recordó el veterano DT que en su segundo ciclo al frente del Napoli no pudo enderezar el rumbo desde que asumió en reemplazo del francés Rudi Garcia.
    Napoli, que llega precedido por la derrota que sufrió en San Siro frente al Milan, tiene que recuperar el terreno perdido si aspira a disputar la próxima edición de la Champions League, torneo por el que en la actual recibirá el próximo miércoles a Barcelona en el duelo de ida por los octavos de final.
    Y qué mejor que llegar con una victoria ante un "blaugrana" que tampoco pasa por su mejor momento, que marcha tercero en la Liga Española, a diez puntos del líder Real Madrid, y del que al final de la actual temporada se alejará el entrenador Xavi Hernández, hijo pródigo del club "culé" que confirmó su partida.
    Más complicada parece tenerla Mazzarri, quien pese a todo confía y dijo que "quedando por jugarse aún 45 puntos, es posible revertir esta situación y espero que mis jugadores acepten esa responsabilidad, tal como lo hago yo porque de ese modo, cuando termine el campeonato, podré venir y decir que si no lo logramos, al menos lo intentamos".
    Por eso, el entrenador pidió "el máximo compromiso en cada partido a partir del próximo y hasta el final porque sólo ganando podemos recuperar el terreno perdido y porque jugaremos ante rivales directos (por la clasificación a la Champions, Ndr) como Atalanta y Bologna".
    "Podemos lograrlo poniendo más atención cuando defendemos y siendo más concretos cuando atacamos", graficó como para explicar cuáles son las falencias de este Napoli tan distinto de la versión que lo precedió y que llevó a la gloria Luciano Spalletti, hoy al frente de la selección nacional.
    Una "mochila" difícil de llevar para cualquiera y que ante la campaña del equipo generó más de una crítica hacia Mazzarri, quien hoy dijo al respecto: "Soy entrenador desde hace 23 años y recibí críticas de todos los colores ¿Qué suponen que me generan?".
    "Comprendo a quienes critican con buenas intenciones, pero me río cuando percibo que detrás de las críticas hay alguna maniobra", agregó al explicar que hoy por hoy no piensa en el futuro más allá del próximo rival y está concentrado en "entender en qué puedo mejorar a mis muchachos para que rindan más".
    "Después de aquella derrota por 3-0 frente al Torino (a inicios de enero por la decimonovena fecha), no volví a ver a Napoli jugar un mal partido. Incluso en Milán el pasado fin de semana jugamos bien, aunque el gol que sufrimos cambió la opinión sobre el equipo porque lo que cuenta es el resultado", comparó.
    "A mi entender, mereceríamos tener cuatro o cinco puntos más de los que tenemos por como jugamos, pero no es hora de lamentarse, sino de concentrarse y de dejar de comparar a este Napoli con el del año pasado, porque no son exactamente los mismos jugadores", agregó.
    "Lo que sí deben saber es que los rivales quieren ganarte a toda costa cuando eres el campeón", completó antes de enfocarse en Genoa, "un gran equipo, que juega bien al fútbol y ante el cual debemos estar atentos. Después habrá tiempo para pensar en Barcelona", completó.
    Mazzarri no decidió aún si el goleador nigeriano Victor Osimhen "jugará desde el inicio o ingresará desde el banco porque viene de un largo viaje", explicó al aludir a la Copa Africana de Naciones que jugó su selección y que perdió la final frente a la anfitriona Costa de Marfil.
    "Esa es la duda porque la última vez que volvió de jugar con su selección no estaba bien y hoy regresa después de tres días de viaje, mientras sus compañeros se estaban preparando para este partido y yo debo respetar a los que se entrenan todos los días", aclaró.
    La única ausencia forzada en Napoli es la del suspendido brasileño Juan Jesús, en tanto que en la delantera como titular arrancaría el argentino Giovanni Simeone (el uruguayo Mathías Olivera sería suplente).
    Atento a los delanteros de Genoa parece estar Mazzarri, aunque apuntó al brasileño Junior Messias y al ucraniano Ruslan Malinovskyi "dos atacantes fuertes en un Genoa que -dijo- tiene un gran plantel", pero no mencionó al ítalo-argentino Mateo Retegui, carta de triunfo de su colega Alberto Gilardino.
    Mazzarri apostó también al aliento del público del Napoli, al reconocer que "se esperan unos 50 mil espectadores que pueden darnos una mano para iniciar la remontada", afirmó.
    El mexicano Johan Vásquez será otro de los elegidos para iniciar el partido por Gilardino, que también apuesta a ganador para recuperar los ánimos en su plantel tras la dura derrota como local frente al Atalanta (4-1) en la fecha anterior, aún reconociendo el peligro que representa Napoli.
    "Será un partido complicado porque pese a que no está atravesando su mejor momento, Napoli es un equipo duro, con jugadores talentosos y campeones como Osimhen, por mencionar solo uno", destacó el técnico del "Grifone", primer campeón del fútbol italiano y retornado a la máxima categoría en esta temporada.
    "Nos preparamos lo mejor posible después de una derrota que quema, pero también enseña", resumió el campeón mundial al explicar que mañana Genoa deberá jugar "con determinación, personalidad y coraje" porque -afirmó- "tenemos potencial para hacer un gran partido".
    Gilardino agradeció poder contar con todo el plantel a su disposición y destacó que "al estar todos bien, tengo más para elegir y existe una sana y leal competencia por el puesto, como debe ser", al tiempo que reconoció que "la parcialidad del Genoa es muy pasional, pero creo que este equipo reencendió el amor en nuestra gente".
    "No estoy pensando en mi futuro, sino en el objetivo más importante y fundamental que para nosotros es mantener la categoría", completó. (ANSA).