Un Bologna imparable

Venció a Fiorentina en duelo postergado y sigue escalando en la tabla

Bologna ganó tres partidos en 11 días (foto: ANSA)
Bologna ganó tres partidos en 11 días (foto: ANSA)

   (ANSA) - BOLOGNA, 14 FEB - Bologna sumó su tercer triunfo en fila al superar hoy por 2-0 de local a Fiorentina en un derby postergado de la vigésimo primera fecha y alcanzó en el cuarto puesto del campeonato italiano a Atalanta, que lo precede por mejor diferencia de gol y también tiene un partido pendiente de aquella jornada.
    El equipo del ítalo-brasileño Thiago Motta es una de las sensaciones del torneo y hoy lo refrendó ante su público, unos 26 mil aficionados, en el estadio Renato Dall'Ara con goles de Riccardo Orsolini a los 12' y del danés Jens Odgaard en el quinto minuto adicionado por el árbitro Daniele Chiffi.
    Fue la tercera victoria consecutiva en apenas 11 días de un Bologna (que había superado por 4-2 al Sassuolo y por 4-0 al Lecce) como local, condición en la que sumó diez de sus 11 triunfos, dos de sus nueve empates y sufrió apenas una derrota (de un total de cuatro) en su debut frente al Milan en el campeonato, el 21 de agosto.
    En su estadio, Bologna cosechó 32 de sus 42 puntos en el torneo que lo empardan con Atalanta, que el 28 de febrero completará su partido en Milán frente al líder Inter, pendiente también de la vigésimo primera fecha por la participación del "nerazzurro" en la Supercopa de Italia que se disputó en Riad y en la que repitió corona por tercer año consecutivo (Fiorentina se despidió en semifinales ante Napoli).
    El equipo de Florencia, comandado por Vincenzo Italiano, quedó con 37 unidades tras sufrir su décimo traspié en el campeonato, tercero en las últimas cuatro fechas (había caído frente a Inter y Lecce) en las que el pasado fin de semana había cortado su mala racha al golear por 5-1 al Frosinone.
    En el visitante, que no contó con el suspendido zaguero argentino Lucas Martínez Quarta, fue titular su compatriota Nicolás González, reemplazado a los 70', e ingresó a los 67' Lucas Beltrán, quien terminó amonestado y arrancó en el banco de suplentes hoy en un plantel que tuvo entre los titulares también al recién llegado Andrea Belotti, a préstamo de la Roma.
    Bologna dio otra prueba de madurez ante un rival al que sorprendió con el gol en el inicio de Orsolini, noveno en el campeonato para el goleador del equipo, y el que marcó en tiempo de descuento Odgaard, que había ingresado minutos antes de cumplirse el tiempo reglamentario por el neerlandés Joshua Zirkzee, que no pudo estirar hoy su cosecha de ocho festejos.
    No hizo falta para que el equipo de Motta celebrase una vez más en un partido en el que jugó de contragolpe, vía por la cual estuvo varias veces en condiciones de estirar su ventaja inicial y que terminó sentenciando en la agonía ante una Fiorentina que presionó alto, pero que sufrió cuando el local llegó sobre el arco de Pietro Terracciano con apenas tres pases.
    Había comenzado mejor el equipo de Italiano en el Dall'Ara y por eso no extrañó que el francés Jonathan Ikoné tuviera en sus pies la primera llegada de riesgo en el partido cuando se jugaban apenas seis minutos, pero el anfitrión reaccionó rápidamente y dos minutos después respondió con un contragolpe fulminante que Zirkzee no llegó a conectar habilitado por Orsolini.
    La respuesta de Fiorentina fue a través de González, cuyo remate se fue apenas ancho y la de Bologna entre los 11 y los 12' con un remate de Orsolini que rozó uno de los postes, anticipando la apertura del marcador que llegaría de los pies del propio delantero tras una pelota recuperada por el escocés Lewis Ferguson en el mediocampo.
    En desventaja, Fiorentina fue a por el empate y estuvo cerca de lograrlo con un remate de Giacomo Bonaventura que obligó al esfuerzo del arquero Federico Ravaglia, mientras que otro de Rolando Mandragora se fue por encima del travesaño en otra muestra más de la apuesta por la que optó el visitante al no poder generar peligro dentro del área rival.
    Bologna supo esperar cada situación favorable para intentar lastimar de contragolpe, vía por la cual el belga Alexis Saelemaekers primero y luego Zirkzee pudieron estirar la ventaja, que sí lograría Orsolini a los 36' con un tiro libre que no le dio opciones a Terracciano, salvado por el VAR tras determinar luego de un largo análisis una posición adelantada del austríaco Stefan Posch por la cual Chiffi invalidó la conquista.
    El equipo de Motta salió con un planteo más audaz en el complemento como para liquidar la historia, pero Terracciano conjuró la situación que generó Zirkzee apenas iniciado ese período y luego Michael Kayode despejó sobre la línea el que pudo haber sido un gol en contra de Luca Ranieri.
    Otra vez el arquero de Fiorentina apareció en acción poco de después para evitar el tanto de cabeza de Ferguson y lo mismo sucedió con Kayode, quien a los 56' volvió a entrar en escena para anular a Zirkzee, que había quedado libre, en un nuevo llamado de atención que pareció despertar también a Italiano.
    El entrenador mandó a la cancha a Beltrán para darle más peso al ataque de su equipo y Belotti generó una falta al borde del área que ejecutó Cristiano Biraghi y que despejó Ravaglia, mientras que Orsolini respondió con un remate apenas desviado y Zirzee volvió a probar a cinco minutos del final, pero quedó claro que hoy no era su tarde.
    Fue Odgaard el que le puso cifras definitivas al partido saltando desde el banco de suplentes y celebró su segundo gol en igual cantidad de partidos, para decretar un nuevo triunfo del Bologna, que sigue su marcha imparable y sueña con jugar las próximas Copas europeas mientras espera por el arribo del delantero argentino Santiago Castro, procedente de Vélez Sarsfield y quien acaba de lograr con la selección argentina el pasaje a los Juegos de París en el torneo Preolímpico que se realizó en Venezuela. (ANSA).