Los Chiefs reinan, con Taylor y Travis

Partido infartante. Biden: "los esperamos en la Casa Blanca"

(ANSA) - NUEVA YORK, 12 FEB - Los Kansas City Chiefs se confirmaron campeones de la 58 edición del mítico Super Bowl estadounidense, la finalísima del football americano, en Las Vegas gracias a un infartante final ante los San Francisco 49ers que llegó a la prórroga y en el que el quarterback Patrick Mahomes rompió el empate por enésima vez: 25 a 22 como resultado final. .
    "Los esperamos en la Casa Blanca. Con tres victorias en cinco temporadas, los Chiefs no son sólo campeones, son una dinastía", proclamó el presidente Joe Biden desde Washington y siempre respaldado por su amiga y seguidora Taylor Swift. "No hay manera de que ella lo apoye, la hice ganar demasiado dinero", había anticipado antes del partido Donald Trump, cuyos seguidores ven a la superestrella de "Midnights" como un arma suelta: en las últimas elecciones Swift votó por Biden y podría volver hacerlo en noviembre para darle el respaldo.
    Travis Kelce y Taylor estuvieron entre los protagonistas del evento más seguido en el país y que mantuvieron a más de cien millones de personas pegadas al televisor (último legado, se ha dicho, de la era pre-Internet). Ella había llegado desde Tokio jugando con la diferencia horaria para aplaudir al equipo de su nuevo compañero. "Viva Las Vegas", gritó hasta quedarse sin voz antes del esperado beso apasionado a la mega estrella que saltó al terreno de juego para acompañarlo.
    El espectáculo, interrumpido por anuncios millonarios (los omnipresentes del sitio de comercio electrónico chino Temu), fue emocionante y lleno de entretenimiento. En las gradas, celebridades 'A', desde Lady Gaga hasta Jay-Z y Beyoncé.
    Aprovechando un carrusel de Verizon, Queen Bey anunció su próximo álbum -en estilo country, pero explorando las raíces afroamericanas del género musical blanco sudamericano- que se lanzará a finales de marzo. O sea deporte, pero mucho más.
    Con Taylor, enfocada escasamente por las cámaras de CBS, toda la familia estaba reunida: los padres de Travis y su hermano Jason, que juega con los Philadelphia Eagles, pero también los padres de Swift y su hermano pequeño Austin, además de sus amigos Blake Lively (ex Gossip Girls) y el rapero Ice Spice con quien hizo un dueto en el remake de Karma. Y el karma estuvo en primera fila en el partido en el que los 49ers, hambrientos de victoria, partían con ventaja.
    El equipo de San Francisco había llegado a la final del Super Bowl la última vez en 2020 y fue derrotado por los Chiefs.
    En apenas unos meses, Travis Kelce ha pasado de ser tan solo uno de los mejores jugadores de la NFL a ser conocido como "el novio de Taylor Swift". A sus 34 años, el deportista que ha conquistado el corazón de una de las mayores artistas de la historia ha conseguido ganar tres veces el Super Bowl.
    Si Travis también se robó el show por un momento dramático en el que perdió los estribos con el entrenador Andy Reid, de 65 años, haciéndolo incluso tambalear (y dando lugar a innumerables memes en las redes sociales), Patrick Mahomes regaló emociones a los deportistas y a sus 28 años se confirmó como el heredero de Tom Brady. En su cuarto Super Bowl, Mahomes es ahora el primer mariscal de campo afroamericano en ganar tres veces el trofeo.
    En el entretiempo, el espectáculo de mitad de juego cuyos protagonistas actúan gratis por el privilegio de ser elegidos, reinó Usher: la superestrella del R&B lo había invitado a acompañarlo en su primera actuación en el Super Bowl (también había sido invitado del Black Eyed Peas) Alicia Keys, Little Jon, Ludacris y Era en un popurrí de 14 hits de una carrera de 30 años resumidos en sólo 13 minutos. (ANSA).