No hay peor astilla...

El Empoli de Nicola sale de zona de descenso y hunde a Salernitana

Nicola va por otro milagro con Empoli (foto: ANSA)
Nicola va por otro milagro con Empoli (foto: ANSA)

   (ANSA) - SALERNO, 9 FEB - Suele decirse que no hay peor astilla que la del propio palo y hoy Davide Nicola refrendó ese dicho popular al derrotar a Salernitana, a la que supo salvar en su momento del descenso, por 3-1 en su cuarto partido como entrenador de un Empoli que salió así de la zona roja de la tabla.
    Como para reforzar la idea, el visitante se puso en ventaja en el duelo que abrió la vigésimo cuarta fecha del campeonato italiano con un gol en contra convertido por Alessandro Zanoli, en cuya cabeza se desvió el remate de Nicoló Cambiaghi descolocando al mexicano Guillermo "Memo" Ochoa.
    Fue a los 23' de un partido que los entrenados por Filippo Inzaghi lograron emparejar con un tanto del israelí Shon Weissman a los 69', aunque no bastaría para torcer la historia que Empoli terminó sentenciando con goles del senegalés M'Baye Niang, de penal a los 88', y de Matteo Cancellieri en el cuarto de los seis minutos adicionados por el árbitro Maurizio Mariani.
    Aún cuando el propio Nicola advertía que este choque no era de vida o muerte y tampoco quiso catalogarlo como una final, la victoria de Empoli, que desde su llegada sumó otra frente al Monza y cosechó empates ante Juventus y Genoa, representó una enorme bocanada de oxígeno en la lucha por la permanencia.
    Una batalla en la que Salernitana sufrió un nuevo revés, el decimoquinto en el campeonato, que lo hunde en el fondo de la tabla con apenas 13 unidades, a cinco de Cagliari y de Hellas Verona, que con 18 unidades también cayó ahora en zona de descenso, de la que Empoli logró salir al menos momentáneamente.
    El equipo de Nicola suma 21 puntos y dejó atrás, además, a Udinese y a Sassuolo, que cosecharon 19 y serán rivales de Juventus el lunes y de Torino este sábado, respectivamente, en otros partidos de una jornada en la que el líder Inter visitará mañana a la entonada Roma de Daniele De Rossi en el duelo más destacado de la fecha.
    A 13 jornadas para el final del torneo, la situación de Salernitana es, en cambio, cada vez más comprometida, como se reflejó en los rostros de los cerca de 18 mil aficionados que se dieron cita en el estadio Arechi, del que se retiraron cabizbajos tras un partido en el que fue suplente el argentino Agustín Martegani.
    Algunos recordaron con nostalgia aquellos tiempos en los que Salernitana logró eludir al descenso con Nicola, que había sido el piloto de tormentas de ese plantel y hoy refrendó sus pergaminos al timón de un Empoli que recuperó la sonrisa y empieza a soñar que la salvación es posible. (ANSA).