Eso no se toca

Sevilla reclama sanción por agresión al argentino Lucas Ocampos

Ocampos, víctima de un acto repudiable frente a Rayo Vallecano (foto: ANSA)
Ocampos, víctima de un acto repudiable frente a Rayo Vallecano (foto: ANSA)

   (ANSA) - MADRID, 6 FEB - Sevilla repudió hoy lo sucedido con el delantero argentino Lucas Ocampos en el triunfo por 2-1 frente a Rayo Vallecano que cerró el lunes la vigésimo tercera fecha de la Liga Española de fútbol.
    "Sevilla lamenta profundamente el incidente en el que Lucas Ocampos fue víctima de un gesto obsceno y del todo inapropiado por parte de un fanático rival", afirmó el club andaluz, que reclamó "se adopten las medidas necesarias" para castigar al responsable.
    El delantero argentino se disponía a efectuar un saque lateral cuando, al agacharse para tomar el balón, un joven aficionado de Rayo Vallecano le introdujo un dedo en el ano.
    Un gesto repudiable que fue captado por las cámaras de TV y por los reporteros gráficos presentes, por el cual Ocampos le reclamó al árbitro del partido, mientras compañeros y rivales se acercaban a ver qué sucedía y el fanático se sonreía sin comprender la gravedad de su acto.
    "Me contuve porque tengo dos hijas", afirmó luego el argentino, al exigir que la Liga intervenga y al destacar: "¿Qué hubiese pasado si esto sucedía en el fútbol femenino?".
    "Espero que la Liga se tome en serio esta situación, como ocurre frente a un caso de racismo, y que mis hijas nunca tengan que pasar por algo así el día de mañana, aunque siempre hay un loco", consideró.
    "Espero también que se tomen las medidas necesarias para que un estúpido no manche a una parcialidad que siempre se comportó correctamente", agregó.
    "Este tipo de gestos y comportamientos no deberían permitirse en un campeonato que pretende ser el mejor del mundo", terció Sevilla, mientras que la Liga ya identificó al responsable y lo denunció ante la justicia.
    Envidiable el temple de Ocampos, que suele ser convocado a la selección "albiceleste" campeona del mundo comandada por Lionel Scaloni, ante lo sucedido a los 32 minutos de un partido que por entonces estaba empatado en un gol.
    Distinta fue la reacción y el contexto frente a una situación similar de la que fue víctima en su momento el hoy presidente del popular Boca Jrs de Argentina, Juan Román Riquelme.
    El por entonces jugador "xeneize" resultó expulsado por el árbitro Fabián Madorrán al reaccionar con violencia ante Fabián Santa Cruz, de Banfield, quien en un partido disputado el 28 de abril de 2002, también le introdujo el dedo en el ano, en varias ocasiones al astro, quien se hartó y le asestó un golpe en el rostro.
    Lo sucedido con Ocampos dio lugar hoy a otra nueva polémica en una Liga Española sacudida por episodios de racismo, como el ocurrido en ese mismo partido y que tuvo como víctima al delantero marroquí Youssef En-Nesyri.
    La Liga también denunció lo sucedido ante la justicia en este caso que se suma al que volvió a protagonizar el delantero brasileño Vinicius Jr en el triunfo de Real Madrid frente al Getafe el pasado jueves.
    Fanáticos del equipo rival insultaron al futbolista de 23 años diciéndole simio en el estadio Coliseum Alfonso Pérez.
    En la lucha contra este flagelo, las selecciones de España y de Brasil jugarán un amistoso el 26 de marzo en el Santiago Bernabéu bajo la consigna: "Reforzar el compromiso contra la violencia y el racismo en el fútbol".
    Por ahora, todos los esfuerzos y las iniciativas organizadas para frenar este tipo de situaciones no tuvieron éxito. (ANSA).