Alves pide anular proceso por "juicio paralelo"

"No me van a creer", decía la víctima violación

(ANSA) - MADRID 5 FEB - El futbolista brasileño Dani Alves pidió en el arranque del primer gran juicio tras la ley del "solo sí es sí", al que se enfrenta desde hoy acusado de haber violado a una joven en Barcelona, anular la causa por haber soportado el "juicio paralelo" de la opinión pública.
    Según dijo la abogada, Inés Guardiola, Alves fue sometido a un "juicio paralelo" mediante una "campaña mediática" y un "sometimiento tendencioso" para presentarle como un "agresor sexual".
    El "juicio paralelo" incluye las presunciones sobre su capacidad financiera, según la abogada, que no es holgada, como proclama la prensa, sino que sufre una "ahogada situación económica".
    Apuntó que tiene una deuda de medio millón de euros con el fisco español, un embargo de 150.000 y su saldo bancario es de 70.000 euros.
    Tras su ingreso en prisión, el ex jugador del Barcelona fue apartado del club mexicano Pumas UNAM, que lo había fichado en julio de 2022.
    El futbolista, que lleva un año en prisión preventiva por un delito de agresión sexual, se enfrenta a una petición de la fiscalía de nueve años de cárcel acusado de violar a una joven de 23 años en un baño de la discoteca Sutton de Barcelona el 30 de diciembre de 2022.
    La defensa pide su absolución, aduciendo que no hubo violación y que la relación sexual fue consentida, y que iba borracho, con lo que se beneficiaría de una atenuante para rebajar su eventual condena.
    La víctima presentó una denuncia contra él la misma noche de los hechos y Alves fue detenido en el despacho de su abogada en Barcelona el 20 de enero de 2023.
    En el juicio, en una declaración a puerta cerrada, la víctima ratificó hoy que Alves la violó.
    Entre lágrimas una amiga de la víctima que estaba en la discoteca con ella relató en el juicio que cuando salió del baño tras ser violada por Alves decía a sus amigas que el futbolista le había hecho "mucho daño" y, resistiendo a denunciarlo repetía: "Solo quiero irme a casa, no me van a creer".
    Por el tribunal desfilarán 28 testigos y está previsto que Alves declare este miércoles.
    Este es el primer juicio tras la entrada en vigor, en octubre de 2022, de la ley del "solo sí es sí", por la que el consentimiento expreso es clave al juzgar los delitos sexuales y borra la distinción entre abuso y agresión sexual. (ANSA).