Sala apuesta por remodelación del estadio

(ANSA) - MILAN, 31 GEN - El alcalde de Milán, Giuseppe Sala, insistió con la realización de obras de remodelación del estadio Giuseppe Meazza tras el fallido proyecto conjunto del Milan y del Inter para reemplazarlo con un recinto más moderno.
    "De nuestra parte, hay muchas razones de sentido común que nos dicen que esta opción de renovar San Siro es la opción", afirmó Sala ante la comisión municipal donde se presentó el proyecto de renovación del Giuseppe Meazza.
    El arquitecto Giulio Fenyves, del estudio Arco Associati, presentó el proyecto de renovación del estadio situado en el distrito de San Siro, que suele albergar los partidos como local del Milan y del Inter.
    Sala indicó que el proyecto "tiene algunos elementos nuevos" y destacó que "lo más importante es que las obras se puedan realizar sin cerrar el estadio", lo cual, resaltó, "es una cuestión decisiva".
    "Entiendo a los clubes que dicen que en caso de reestructuración tendrían que mudarse a un estadio pequeño durante dos años, causando molestias a los aficionados y por lo tanto sería un problema", concedió el alcalde.
    "Está claro que, como alcalde de Milán y de la ciudad metropolitana, no haría nada para oponerme a la hipótesis de nuevos estadios en municipios distintos de Milán", aclaró.
    "Esto no significa que no podamos discutir el hecho de que tenemos que hacer todo lo posible para mantener a los equipos en Milán", subrayó Sala, quien resaltó igualmente que el primer paso para la remodelación del estadio "será escribir primero al Milan y al Inter, dado que existen documentos formales sobre San Donato, para preguntar si todavía están interesados en San Siro".
    Sala aludía al plan del Milan de construir un nuevo estadio propio en la zona de San Donato, mientras que Inter también evalúa edificar un recinto de su propiedad en otra parte de la ciudad.
    "Lo que no sé es si los clubes todavía quieren tener una mesa común o no. En los últimos años siempre aparecían juntos, en el período más reciente hubo un poco de diferenciación, pero creo que en cualquier caso una breve llamada para hablar sobre el asunto es sin duda lo adecuado", estimó Sala.
    "Siempre hemos sido conscientes de que durante mucho tiempo los equipos nunca quisieron hablar de la reestructuración. ¿Ahora podemos abrir una ventana? Tal vez", confió el alcalde.
    "Hoy en día, con tipos de interés tan altos e inversiones tan importantes, quizás haya más dificultades. Creo que la cesión de los derechos de superficie del estadio a los equipos, incluso por un período muy largo, daría dos ventajas", consideró.
    "La primera, que podrían incluirlo en el balance; la segunda, que si se hiciera, intentemos imaginarlo dentro de 90 años, quiere decir que la cuota que nos dan cada año es realmente mínima", argumentó.
    En tanto, Fenyves explicó que el proyecto de renovación del Giuseppe Meazza asciende a unos 300 millones de euros, de los cuales 235 son sólo para obras, pero sigue siendo una estimación, que prevé la construcción de un cuarto anillo.
    Al final de las obras, las plazas de asientos exteriores pasarán de 87.500 a 70.000, a las que se añadirán 5.000 plazas internas.
    En el aspecto acústico, la cubierta actual se puede integrar con sistemas de paneles fonoabsorbentes, capaces de garantizar la contención de decibeles por debajo de los umbrales que permite la legislación para partidos como para conciertos.
    El proyecto consta de dos partes, una relativa al estadio y otra relativa al proyecto urbanístico de su entorno.
    El corazón de este proyecto es un gran parque adornado con edificios contenidos, para funciones complementarias a las del estadio y entre el parque y el estadio se ubicará la gran plaza de aficionados.
    Sala ya había manifestado su optimismo en poder llegar a un acuerdo con Milan e Inter en diciembre pasado pese a que el Tribunal de Arbitraje Regional (TAR) de Lombardía rechazó la apelación que la municipalidad de la ciudad para obtener la anulación de la restricción de la Superintendencia de Arqueología, Bellas Artes y Paisaje local respecto del segundo anillo del Giuseppe Meazza.
    "Creemos que, a menos que el TAR decida lo contrario, la limitación en este momento puede considerarse una certeza y, por tanto, la situamos en el ámbito de las certezas", declaró Sala.
    "Así como los garantes del ayuntamiento de Milán dijeron que el referéndum para salvar el Meazza no es admisible, en este punto los equipos deben estar en condiciones de responder al municipio, a nuestra carta de septiembre", añadió.
    "Debemos pedir al Milan y al Inter que aclaren si la solicitud presentada al ayuntamiento de San Donato debe entenderse como una renuncia al proyecto que los clubes presentaron en 2019 para la construcción de un nuevo estadio con la consiguiente demolición del Meazza", refirió Sala.
    "Estábamos dispuestos a tener en cuenta el proyecto que implicaba la demolición de San Siro para construir otro estadio, pero con la limitación en este punto el camino principal pasa a ser la valorización de San Siro. Por lo tanto, evaluar también proyectos como el presentado en la comisión, con la esperanza de que esto reavive el interés de los equipos sobre el Meazza", apostó el alcalde de Milán.
    "Durante años los clubes no dieron apertura a renovar, sino que siempre imaginaron una nueva catedral con su firma. Creemos que en este momento, por un lado, los clubes están viviendo en primera persona las dificultades para ir a otros municipios, y por otro tienen situaciones económicas difíciles. En esta situación es posible que lo reconsideren. Todo lo demás son palabras", sentenció Sala.
    En cambio, Attilio Fontana, gobernador de la región Lombardía, consideró que "la mejor solución mantener el estadio en San Siro", pero recordó que "no soy yo quien decide si necesitamos reutilizar el actual o hacer uno nuevo".
    "No es mi trabajo, pero en mi opinión, la ubicación allí es la mejor. Entonces no soy yo quien decide. El alcalde Sala, al principio, no llegó a un acuerdo con los clubes y se mudaron a otra parte", concluyó Fontana. (ANSA).