Acogen parcialmente apelación del Udinese

Clausurada dos fechas la Curva Norte del estadio

Imagen de la afición del Udinese (foto: ANSA)
Imagen de la afición del Udinese (foto: ANSA)
(ANSA) - ROMA, 31 GEN - Udinese recibirá este sábado 3 de febrero al Monza por la fecha 23 de la Serie A sólo con la Curva Norte del estadio Friuli clausurada por los coros racistas que parte de su afición dedicó al arquero francés del Milan, Mike Maignan, en la derrota por 3-2 correspondiente a la jornada 21 del torneo.
    Así lo determinó la corte de apelaciones de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), que acogió parcialmente la presentación del Udinese ante la clausura total del estadio dispuesta originalmente por el tribunal de disciplina de la entidad.
    Pero el dictamen de la corte de apelaciones determinó que la Curva Norte del estadio Friuli también deberá permanecer clausurada el domingo 18 de febrero, cuando Udinese recibirá al Cagliari por la fecha 25 de la Serie A.
    La sanción contra la Curva Norte obedece a que los cinco "tifosi" del Udinese identificados entre los autores de los coros racistas hacia Maignan (todos expulsados de por vida del estadio por el club) estaban ubicados en ese sector en el partido ante Milan disputado el pasado sábado 20.
    En tanto, Gianpaolo Pozzo, propietario del Udinese, reveló que compró las páginas publicitarias que aparecieron en la víspera en algunos periódicos del país y locales con el mensaje "el racismo no nos pertenece".
    El propio Pozzo lo contó al periódico friulano Messaggero Veneto luego de comprar el espacio para transmitir el mensaje de que Udinese no estaba involucrado en el ataque racista contra Maignan.
    Ante la creciente insistencia de los aficionados, el propietario admitió que él personalmente pagó la campaña publicitaria.
    "Nuestro territorio es víctima de una injusticia. Nuestro público siempre se ha destacado por su comportamiento correcto, no es casualidad que hayamos recibido dos copas de disciplina, después de lo ocurrido en el partido contra Milan", expresó Pozzo.
    "Fue casi una persecución mediática que considero ciertamente desproporcionada en comparación con los hechos que involucraron sólo a 5 personas entre 25 mil que, entre otras cosas, no se dieron cuenta de nada", agregó.
    "Por este motivo, decidimos enviar un mensaje claro contra el racismo, pero no queríamos que hablara sólo Udinese y por eso decidimos promover una campaña anónima, para que todos los friulanos pudieran identificarse", completó Pozzo. (ANSA).
   

Tags relacionadas