Udinese deberá jugar un partido sin público

Inician procedimiento penal contra agresor de Maignan

Mike Maignan (foto: ANSA)
Mike Maignan (foto: ANSA)
(ANSA) - ROMA, 23 GEN - Udinese deberá jugar su próximo partido como local sin público como consecuencia de los coros racistas que algunos aficionados dedicaron al arquero francés del Milan, Mike Maignan, durante el duelo entre ambos equipos por la fecha 21 de la Serie A.
    Lo decidió el juez deportivo Gerardo Mastrandrea a partir de los hechos registrados en el partido disputado el pasado sábado 20 y que Milan ganó agónicamente por 3-2 como visitante.
    Udinese se mantuvo en silencio tras conocer la sanción recibida pese a que en la víspera ya expulsó de por vida de su estadio Bluenergy al primero de los aficionados que fue identificado tras agredir a Maignan.
    Mientras los abogados evalúan la sanción para definir si se presenta una apelación, Udinese avanza en la preparación del duelo del sábado 27 en campo del Atalanta por la fecha 22 de la Serie A.
    Será justamente en el partido siguiente, previsto el sábado 3 de febrero ante Monza, que Udinese deberá cumplir la sanción recibida por los coros racistas contra Maignan.
    En tanto, la fiscalía de Udine informó que abrió un procedimiento legal contra el simpatizante de 46 años identificado y denunciado por el delito de incitación a la discriminación o violencia por motivos raciales, étnicos, nacionales o religiosos por sus coros racistas contra el arquero del Milan.
    Lo anunció el fiscal Massimo Lia mediante un comunicado en el que precisó que la fiscalía recibió en la víspera la primera información sobre el hecho.
    Asimismo, la fiscalía confirmó que continúa con la investigación para verificar en detalle la dinámica de lo ocurrido y para determinar si otras personas también emitieron coros racistas contra Maignan.
    Por su parte, Enzo Letizia, secretario de la Asociación Nacional de Policías, respaldó la condena del ministro del Interior, Matteo Piantedosi, sobre los coros contra Maignan.
    "Subrayamos firmemente que tal comportamiento es inaceptable en cualquier contexto, especialmente en el deporte, que debe ser un ejemplo de juego limpio y respeto mutuo", enfatizó Letizia.
    "El deporte debe ser un espacio de inclusión y respeto, un lugar donde siempre se proteja y promueva la integridad de la persona", agregó el secretario de la Asociación Nacional de Policías.
    "Al expresar también nuestra firme condena contra todas las formas de racismo y discriminación, nos comprometemos a apoyar todas las iniciativas encaminadas a eliminar este tipo de comportamientos de los estadios y de la sociedad en general, promoviendo entre otras cosas la cultura de la legalidad", garantizó.
    "Esperamos que incidentes como éste no se repitan en el futuro y que los responsables del crimen puedan ser identificados lo antes posible para que que sean llevados ante la justicia", completó Letizia.
    En tanto, Marco Dreosto, secretario de la Liga FVG, consideró que "la decisión del juez deportivo de descalificar al Friuli por un partido penaliza al Udinese y a todos los aficionados friulanos que no tienen nada que ver con los vergonzosos aullidos e insultos dirigidos al arquero del Milan Maignan".
    "El castigo debería haber sido ejemplar para quienes fueron reconocidos por las autoridades como insultantes, como lo afirmó varias veces el propio club, y no un castigo colectivo contra quienes van al estadio genuinamente para ver un partido de fútbol", aseveró Dreosto.
    "Recuerdo cómo los insultos vergonzosos fueron proferidos por media docena de personas y no fueron escuchados ni por los dirigentes del equipo ni por el resto del público", apuntó el secretario de la Liga FVG.
    "Por eso creo que es injusto castigar indiscriminadamente a todos los friulanos y cerrar el Friuli, una institución de nuestro territorio, inaugurado sólo 10 días después del terremoto de 1976 y símbolo de la tenacidad de nuestro pueblo", cuestionó.
    "Reiteramos nuestra firme condena al racismo en todas sus formas pero si queremos combatirlo es necesario identificar y sancionar a quienes discriminan y ofender por motivos raciales, no a toda una comunidad", concluye la nota de Dreosto. (ANSA).
   

Tags relacionadas