Multitud despidió a Gigi Riva

Monseñor Baturi oficiará la ceremonia este miércoles en Cagliari

Imagen del estadio donde se instaló la capilla ardiente para despedir a Gigi (foto: ANSA)
Imagen del estadio donde se instaló la capilla ardiente para despedir a Gigi (foto: ANSA)
(ANSA) - ROMA, 23 GEN - Una multitud despidió en el estadio de Cagliari los restos de Luigi "Gigi" Riva, el máximo ídolo del fútbol italiano, quien falleció a los 79 años.
    El coche con el féretro de Riva ingresó al recinto del estadio por el acceso a la zona de vestuarios y la cámara ardiente fue dispuesta en el atrio de las instalaciones.
    Los familiares, los amigos, el plantel del Cagliari, el DT Claudio Ranieri y el presidente del club, Tommaso Giulini, fueron los primeros en ingresar para despedir a Riva.
    Luego fue el turno de los "tifosi", que avanzaban en respetuoso silencio con la fila hasta el féretro para rendir homenaje al ex delantero campeón europeo con Italia en 1968 y subcampeón mundial en 1970.
    La capilla ardiente instalada en el estadio Unipol Domus permanecerá abierta hasta este miércoles, cuando el arzobispo Giuseppe Baturi llevará adelante la ceremonia del funeral en la Basílica de Bonaria.
    "La muerte de Gigi Riva toca profundamente el corazón de Cagliari y de toda Cerdeña. En su carrera como futbolista y entrenador vemos las características de la ética deportiva que el papa Francisco ha recordado varias veces, especialmente en su diálogo con los atletas: lealtad, coraje, disciplina del cuerpo y de la mente, imaginación y sacrificio, amistad, espíritu de equipo, espíritu competitivo no como abuso sino como ascetismo espiritual, redención social", afirmó Baturi.
    "Sardo de adopción, se sintió parte de un pueblo que lo apreciaba no sólo por sus habilidades deportivas sino también por la sencillez y la autenticidad que siempre lo han distinguido", agregó.
    "Su vida nos enseña que el verdadero campeón no se deja aturdir por el estrellato y que el contacto sincero y espontáneo con la gente, y no sólo con la afición, es una oportunidad única para transmitir los valores auténticos del deporte. En la oración, encomendamos a Gigi Riva al abrazo eterno del Señor que ama la vida", concluyó Baturi.
    El ministro de Deportes y Juventud, Andrea Abodi, y el presidente del Comité Olímíco Italiano (CONI), Giovanin Malagó, representarán mañana al gobierno en el funeral de Gigi Riva.
    También se anuncia la presencia del presidente de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC), Gabriele Gravina, del DT Luciano Spalletti y del ex arquero Gianluigi Buffon, actual responsable de la delegación "azzurra".
    El alcalde Paolo Truzzu se acercó al estadio para despedir a Riva luego de firmar la ordenanza número 6 para declarar el luto que se extenderá hasta el final de las exequias de este miércoles.
    La ordenanza suspende todas las actividades públicas y dispuso la exposición a media asta de la bandera regional, tal como determinó en la víspera el presidente de la región, Christian Solinas.
    "Hoy el hombre se va, pero nace la leyenda. Gigi Riva es Cagliari, y siempre lo será, desde hoy más que nunca. Riva unió a estas personas, lo hizo durante décadas, desde antes del Scudetto hasta hoy. La esperanza es que continúe haciéndolo, en nombre de su memoria. Será una inspiración para nosotros y para todo lo que hacemos", declaró Giulini.
    El presidente del Cagliari adelantó además que el club bautizarán el estadio con el nombre de Gigi Riva, artífice del único "Scudetto" histórico, ganado en la temporada 1969-70 de la Serie A.
    "Es la noticia que nunca quise escuchar: me tomó desprevenido, impactado, estoy sin palabras. La muerte de Gigi deja un vacío insalvable en todos nosotros. Todos conocían al futbolista, tuve el privilegio de apreciar también a la persona: un hombre de una sola pieza, serio y leal como pocos", manifestó a su vez Ranieri.
    "Es difícil encontrar las palabras, perdimos al mejor delantero de todos los tiempos. Todos los aficionados italianos siempre amarán a Gigi Riva", indicó en tanto Leonardo Pavoletti, atacante y símbolo del plantel del Cagliari.
    Riva, conocido como "Rombo di tuono", también fue recordado con un minuto de silencio antes del inicio de la sesión del Consejo regional de Cerdeña, mientras que Alessandro Corbetta condenó los tibios silbidos escuchados durante el homenaje previo al inicio del complemento de la final de la Supercopa de Italia que Inter le ganó ayer al Napoli en Riad.
    "Los silbidos fueron una vergüenza. Ojalá que el año próximo la Supercopa se juegue en Italia", bramó Corbetta titular del grupo de la Liga en el Consejo regional de Lombardía.
    En absoluto respeto, en tanto, se presentaron los ex compañeros de Gigi Riva en el Cagliari campeón, un grupo encabezado por Giuseppe Tomasini, Adriano Reginato, Ricciotti Greatti, Renato Copparoni y Luigi Piras.
    También el director Riccardo Milani, autor del documental que narró la historia de Riva, se acercó al estadio para despedir al ex delantero, sobre cuyo ataúd había una camiseta del Cagliari.
    "La situación empeoró de repente", explicó Bruno Loi, director del departamento de Cardiología del hospital Brotzu de Cagliari donde Riva falleció en la víspera y en el que se la había programado una operación tras el infarto sufrido un día antes y provocado por una vasculopatía que padecía desde antes.
    "Trabajé con él durante cinco años. Dejó un recuerdo vívido, impartía respeto. Era la presencia de un gran campeón, incluso ahora me conmuevo", admitió entre lágrimas Arrigo Sacchi, DT de la "azzurra" de la cual Riva fue responsable durante el Mundial de USA 94.
    "Los muchachos estaban fascinados con esta persona, este personaje que ante todo tenía una simpleza y una humildad increíble", ponderó a su vez Marcello Lippi, DT de la "azzurra" que ganó el Mundial de Alemania 2006 también con la conducción de Riva. (ANSA).
   

Tags relacionadas