Mi canción para Riva fue un acto de amor, Marras

(ANSA) - CAGLIARI, 23 GEN - El cantautor italiano Piero Marras afirmó que escribió la canción que dedicó a Luigi "Gigi" Riva "como un acto de amor hacia una leyenda del fútbol mundial".
    "Escribí la canción 'Cuando Gigi Riva volverá' como un acto de amor hacia una leyenda del fútbol mundial, un hombre y un campeón que dio el sueño a Cerdeña y a los sardos", explicó Marras.
    El instrumentista de Nuoro, de identidad sarda, recordó emocionado el momento en que compuso su homenaje al máximo goleador histórico de la "azzurra" con la canción que Riccardo Milani incluyó en el documental "En nuestro cielo un trueno".
    "Era 1982. La epopeya de Cagliari de Giggirriva, y en esta duplicación de las consonantes está todo el orgullo sardo, había terminado", relató Marras en diálogo con ANSA.
    "Pero el mito estaba más vivo que nunca y sentí la necesidad de traerlo de vuelta a la vida también con mi música y mis palabras", agregó, quien destaca la estima hacia este "héroe del mundo contemporáneo, una referencia importante para la identidad de este pueblo".
    "Me centré en una figura que inspiraba confianza, en el que todos los sardos pudieran reconocerse, alguien cercano a ellos, que no traicionara y correspondiera el cariño", insistió Marras.
    El artista también recordó el evento en Arzana "Il Porcino d'oro", donde interpretó esta canción: "No sabía que Nicola, el hijo de Riva, estaba entre el público, él vino a mi encuentro con estas palabras que quedarán grabadas en mi corazón".
    "'Papá siempre se conmueve cuando lo escucha'", le dijo Nicola a Marras, según relató el cantante, quien elogió los remates inatajables con el pie izquierdo, con la cabeza, en vuelo, invertida" de Riva.
    "La historia de esta tierra la escribieron otros, no los sardos.
    Él, invirtiendo la perspectiva, fue también y sobre todo el autor de una historia apasionante escrita junto con los sardos que lo acogieron como a un hermano", resaltó.
    En la canción de Marras está la metáfora de la redención de los marginados y los derrotados.
    "Y las ganas de soñar, lo que nos quitaron de nuestra tierra, él, Gigi, nos lo devolvió. Alguien dijo 'Bienaventurados los que no necesitan héroes'. Lo necesitábamos, para mirar más allá del mar, ampliar el horizonte más allá del 'continente' y, con optimismo y esperanza, mirar también dentro de nuestras fronteras", completó Marras. (ANSA).