Aumenta temor por hechos de violencia

(ANSA) - PARIGI, 22 GEN - Dos personas murieron a seis meses del inicio de los Juegos Olímpicos de París 2024, tras lo cual se registró un refuerzo de la fuerza policial en las calles y la prohibición de reuniones.
    Un joven murió el pasado sábado 20 tras un enfrentamiento de pandillas y otro falleció tres días antes luego de haber sido apuñalado en el metro en Saint-Denis, el suburbio al norte de París donde se encuentra la sede del Comité Organizador, la Villa Olímpica y varios lugares importantes de París 2024, incluido el Estadio de Francia.
    La prensa francesa publicó que las dos víctimas de Saint-Denis son las últimas en enfrentamientos y ajustes de cuentas entre jóvenes de bandas rivales pertenecientes a diferentes barrios de Saint-Denis, una ciudad de 113.000 habitantes.
    Farid, un estudiante de secundaria de 18 años, fue atacado con un bate de béisbol cerca de su escuela el pasado miércoles 17 y fue asesinado cuatro días después, cuando también murió Sedan (14) luego de las puñaladas que recibió mientras esperaba el metro.
    La prensa francesa publicó en tanto que al menos tres discotecas están impartiendo formación específica a su personal en caso de atentados durante los Juegos Olímpicos.
    Las crecientes tensiones en la ciudad provocaron un refuerzo de la fuerza policial desplegada en las calles y a la prohibición de reuniones inicialmente, hasta esta tarde.
    Sin embargo, las autoridades anunciaron que la prohibición se prorrogó otras 48 horas, hasta la noche del miércoles 24.
    El programa de París 2024 prevé las competiciones de atletismo en el Estadio de Francia y pruebas de natación en Saint-Denis.
    Mientras tanto, el diario Le Parisien publicó un informe que describe los cursos de formación que al menos tres discotecas de París están impartiendo a sus empleados para hacer frente a posibles ataques durante el período olímpico, una práctica inédita en la región parisina.
    El director de la sala de conciertos "Glazart", Arnaud Perrine, explicó al periódico parisino por qué decidió enseñar a sus empleados los gestos fundamentales para afrontar un atentado terrorista.
    "Si sucediera algo durante los Juegos Olímpicos, es necesario poder tomar las decisiones correctas", indicó Perrine, quien argumentó que la música siempre puede ser "el blanco del odio islamista, como en la masacre de Bataclan", recordó Le Parisien.
    (ANSA).