Grimaldi critica sede del torneo

(ANSA) - ROMA, 21 GEN - Marco Grimaldi, vicepresidente del grupo AVS (Alianza Verde y la Izquierda) en la Cámara de Diputados, pidió al gobierno que informe si desea entablar conversaciones con las autoridades deportivas para que se modifiquen los acuerdos firmados con Arabia Saudita, sede de la Supercopa de Italia 2023.
    "Queremos que el gobierno nos informe si no tiene intención de entablar conversaciones con las autoridades deportivas para que se modifiquen los acuerdos firmados con Arabia Saudita que también prevén la celebración de la final de la Supercopa en el Estado árabe durante los próximos años, devolviendo íntegramente este evento deportivo a Italia, demostrando así que privilegia el respeto de los derechos humanos por encima de los intereses económicos", expresó Grimaldi.
    "Nuestro país trajo su Supercopa a Arabia Saudita justo cuando había que frenar la agresiva estrategia de Riad de convertirse en el centro del fútbol mundial", subraya el diputado.
    "También las imágenes del estadio desierto Al-Awwal Park durante la semifinal de la Supercopa de Italia del 18 de enero no son realmente gratificantes para el deporte italiano", advirtió Grimaldi sobre el duelo que Napoli le ganó por 3-0 a Fiorentina.
    "Cuatro de las próximas seis ediciones de la Supercopa de Italia se jugarán nuevamente en Arabia Saudita, que acogerá las ediciones de 2024, 2025, 2028 y 2029, mientras que las sedes para 2026 y 2027 aún deben establecerse", recordó.
    "El premio pasó de 7,5 millones de euros en la temporada anterior a los 23 millones de euros actuales, de los cuales 16,2 para los equipos participantes", subrató Grimaldi.
    El vicepresidente del grupo AVS (Alianza Verde y la Izquierda) en la Cámara de Diputados detalló que los premios "se repartirán de la siguiente manera: 1,6 millones de euros al equipo para las semifinales-finalistas, 5 millones de euros para los finalistas y 8 millones para los ganadores, justo por debajo de lo que recibieron los equipos que se clasificaron para los octavos de final de la Champions League".
    "La Federación Italiana de Fútbol (FIGC) habría justificado la elección de disputar la Supercopa de Italia en Arabia Saudita subrayando las oportunidades financieras que se derivarían del traspaso", recordó Grimaldi.
    "Sin embargo, como señala una de las voces históricas de la radio deportiva Rai, el escritor, Riccardo Cucchi, presidente del premio Asociación Deportiva y derechos humanos establecido por Amnistía Internacional y Deporte para la Sociedad, 'el fútbol no puede renunciar a sus valores, vender la pasión de sus aficionados y de sí mismo a cambio de dinero. Si lo hace, amenaza su identidad misma como deporte al convertirse en instrumento de un proceso de anulación de la realidad'. Una realidad que, en Arabia Saudita, es una violación de los derechos humanos, violencia y totalitarismo", cuestionó Grimaldi.
    Asimismo, el diputado citó a Riccardo Noury, portavoz de Amnistía Internacional Italia que, según Grimaldi, "también recordó cómo la situación de los derechos humanos en Arabia Saudita es extremadamente negativa".
    "En los últimos ocho años se han producido más de 1.250 ahorcamientos, todos los defensores de los derechos humanos están en prisión y condenas de décadas de prisión incluso por escribir una publicación en una plataforma social", concluyó Grimaldi. (ANSA).