Paolini sueña, primeros octavos de un Grand Slam

La italiana vence a la rusa Blinkova. Un cuadro promisorio

Jasmin Paolini, la italiana sueña en el Abierto de Australia (foto: EPA)
Jasmin Paolini, la italiana sueña en el Abierto de Australia (foto: EPA)

(ANSA) - MELBOURNE  - El cuento de hadas de la italiana Jasmine Paolini en el Abierto de Australia continúa. Al derrotar a la rusa Anna Blinkova en dos sets, accedió a los octavos de final de un Gran Slam por primera vez en su carrera. Todo en una sección del cuadro femenino que ya no cuenta con "grandes" jugadoras en en carrera: en cuarto de final, de hecho, podría tener de rival a la china Qinwen Zheng o la francesa Oceane Dodin.
    Y es más, también se produjo la sensacional eliminación de la número uno del mundo, la polaga Alga Swiatek, eliminada por la checa de 19 años Linda Noskova, que está 50 del ranking, un ejemplo más de una adolescente con muchas ganas de sorprender como ya se vio en Australia con la jovencísima rusa Mirra Andreeva (16 años) y su compatriota Maria Timofeeva.
    Entre los hombres, no hay sorpresas para los grandes nombres: el español Carlos Alcaraz y el ruso Daniil Medvedev avanzaron fácilmente a octavos de final, superando respectivamente al chino Shang Juncheng y al canadiense Félix Auger-Aliassime. Hurkacz avanza, Ruud y Paul salen, mientras continúa el cuento de hadas del comodín francés Cazaux que dejó sólo 5 juegos al desafortunado Griekspoor, convirtiéndose en el primer comodín desde 2012 en alcanzar los octavos de final.
    Continúan los aplausos en Melbourne para la tenista toscana Paolini, que juega un partido prácticamente perfecto contra Blinkova, que la había vencido tres de cinco veces y había ganado el tie-break maratoniano contra Elena Rybakina, creando la mayor sorpresa de la primera semana en Abierto de Australia individual femenino.
    La italiana, actualmente número 26 del ranking (prácticamente 24), venció por 7-6 (1), 6-4. "Estoy muy feliz, ahora amo a Australia", dice Paolini, que nunca había pasado de ronda en sus participaciones anteriores y ahora nunca deja de sonreír. "Después del primer set me relajé un poco, perdiendo 1-4 traté de concentrarme más sobre lo que tenía que hacer en el campo. Yo diría que salió bien. Todos me decían que podía jugar bien en condiciones duras, pero yo no lo creía", amplió.
    "Partido tras partido, comencé a sentirme cada vez mejor en esta superficie y ahora me gusta mucho", añadió luego. Ahora se presenta una gran oportunidad para prolongar su estancia en Melbourne: en octavos de final la rusa Anna Kalinskaya esperará a la italiana: "Será otro partido difícil - explica -, ella está jugando bien y es dura, lo sé. Ella está bastante bien y a estas alturas los partidos giran en torno a unos pocos puntos".
    "Es el número 75 del mundo pero vale mucho más que su ranking", sentenció.
    En cuanto al italiano Jannik Sinner, la expectación aumenta con vistas al partido de mañana contra el ruso Karen Khachanov. Será el tercer encuentro en el estadio Margaret Court con el tirolés del sur ganando por 2-1, pero la diferencia con el moscovita siempre ha sido mínima. (ANSA).