Empoli lo dejó escapar

Sanabria celebra el gol del empate (foto: ANSA)
Sanabria celebra el gol del empate (foto: ANSA)

   (ANSA) - ROMA, 28 ENE - Empoli saboreaba séptima victoria en el campeonato italiano, pero se durmió y permitió que Torino remontase dos goles de desventaja en el final del duelo que abrió la jornada de adelantos de la vigésima fecha y terminaron empatando.
    El equipo de Paolo Zanetti, que venía de sorprender a Inter en San Siro en la fecha anterior al ganarle por 1-0, resultó ser el sorprendido esta vez por el "granate" del croata Ivan Juric.
    Sebastiano Luperto a los 37' y el rumano Razvan Marin a los 69' parecieron sentenciar el duelo en favor del local, que jugó frente a unos 8 mil aficionados, pero Samuele Ricci descontó a los 69' y el paraguayo Antonio Sanabria (ingresado en el inicio del complemento) decretó el 2-2 definitivo a los 85'.
    El empate dejó a Torino en el octavo puesto con 27 puntos, uno menos que Udinese y uno más que Empoli y Bologna, que en la víspera derrotó por 2-0 a Spezia en el duelo que puso en marcha la jornada.
    Un partido intenso animaron ambos en el estadio Carlo Castellani, aunque festejó Torino, que volvió a casa con un punto que parecía perdido y que sumó gracias al "apagón" que sufrió Empoli en los diez minutos finales y le permitieron lograr la remontada.
    Empoli quedó con sabor amargo pues vio como se le escapaba la tercera victoria en filas de entre las manos que parecía segura en un duelo que en el primer tiempo, además del gol de Luperto, había tenido apenas una llegada de riesgo por bando.
    Torino salió más decidido a jugar en el complemento, con Ricci como "manija" del equipo y algunos cambios en el once que terminaron por darle la razón a Juric, entre ellos el de Sanabria.
    Ricci marcó el descuento cuando Marin había decretado el 2-0 con un violentísimo remate de media distancia y tuvo su revancha después de estrellar el suyo en el poste tras conectar el balón de taco.
    Después aparecería en escena el delantero paraguayo para establecer el 2-2 definitivo con un gran zurdazo que ingresó junto al poste y premió el espíritu de un Torino que nunca se dio por vencido y peleó hasta el final. (ANSA).