El Palacio Barberini alberga la Galería Borghese

En la capital italiana, obras maestras de Rafael a Tiziano.

En el Palacio Barberini, de Roma, obras de Rafael a Tiziano (foto: ANSA)
En el Palacio Barberini, de Roma, obras de Rafael a Tiziano (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA, por Daniela Giammusso - La Fornarina, con su belleza seductora, para hablar de la mirada amorosa del Maestro. Y la Joven mujer con Unicornio, con el precioso medallón al cuello.
    Es decir, uno de los primeros (si no el primero) retrato de una mujer que hizo Rafael, junto con el último y más famoso en el mundo. Ambos son fruto de una larga gestación, tal y como han revelado estudios y radiografías.
    Y ambos envueltos por el misterio acerca de la real identidad de las dos mujeres, hoy excepcionalmente expuestas al público juntas. Es la ocasión única de la muestra Rafael, Tiziano, Rubens, obras maestras de la Galería Borghese en el Palacio Barberini, que hasta el 30 de junio conlleva obras normalmente conservadas en la villa de Scipione Borghese, en el ala sur del piso principal del Palacio de las Galerías Nacionales de Arte Antiguo.
    Un proyecto nacido y realizado "en apenas dos meses", como cuentan los directores de los dos museos, Francesca Cappelletti y Thomas Clement Salomon, trasformando en oportunidad aquello que podría ser una fuerte incomodidad: el temporal cierre de la Pinacoteca de la Galería Borghese por los trabajos financiados por el PNRR.
    "Estos son trabajos que nos han tenido muy ocupados en los últimos años, también para entender qué era más útil -dice el director-. Ahora hemos llegado al meollo" y, después de la restauración de las fachadas, pasaremos a la sustitución de tapizados y modernización de los accesorios con vistas a la eficiencia energética y posteriormente la ampliación de la accesibilidad, la actualización de los depósitos y la restauración de algunas telas.
    "Sin embargo, hemos decidido mantenerlo siempre abierto -explica- y continuar con la programación cultural: ahora, junto a Caravaggio, se encuentra un magnífico cuadro de los primeros tiempos de Diego Velázquez. El 20 de junio se inaugurará la exposición sobre Louise Bourgeois y luego el de Giovan Battista Marino".
    Sin embargo, la galería de arte tuvo que ser clausurada temporalmente y sus obras maestras colocadas en cajas, inaccesibles. Aquí está la idea de Thomas Clement Salomon de albergar 50 de ellas en el Palacio Barberini, no sólo haciéndolas accesibles, sino también poniendo en diálogo las colecciones de dos figuras cruciales de la vida política y cultural romana del Seiscientos como Maffeo Barberini y Scipione. Borghese.
    Entre otras, aquí llegan obras maestras absolutas como el Retrato de un hombre de Antonello da Messina, la Virgen con el Niño de Giovanni Bellini, la Virgen con el Niño, San Juan y los ángeles de Sandro Botticelli, Susana y los ancianos de Rubens, Amor Sagrado Amor Profano, de Tiziano, el Sermón del Bautista de Paolo Veronese.
    "La exposición es poderosa -repite Thomas Clement Salomon-.
    Tenemos la comparación entre la Mujer con el unicornio y la Fornarina. Pero también un Tiziano que no se movió durante 30 años. Trabajamos día y noche con extrema serenidad y espero que la colaboración continúe en los próximos años".
    Mientras tanto, para el Palacio Barberini, donde los trabajos del PNRR se refieren a la eficiencia energética y a una nueva línea de accesibilidad, el desmantelamiento del ala sur es la oportunidad para una campaña fotográfica y de conservación preventiva de las obras normalmente expuestas allí.
    Los gastos compartidos de la exposición "habrían sido más elevados -afirma Cappelletti- si hubiéramos tenido que embalar todo y pagar un depósito externo". Ausente está la Deposición de Rafael "que no puede viajar de ninguna manera".
    El director general de los museos del MIC, Massimo Osanna, comenta sobre la muestra: "Aplaudo el momento y la posibilidad de establecer contactos. En los depósitos de nuestros museos hay casi 5 millones de obras, frente a las 500.000 expuestas. Hay que fomentar su realización, con exposiciones e intercambios.
    Nuestros depósitos deben convertirse en bibliotecas para los estudiosos pero también en lugares visitables. Y oportunidades como estas, aprovechadas para nuevos proyectos". (ANSA).