Latte art de cappuccino mejora el sabor

Italianas Clemente y Fensore, campeonas mundiales latte art

El latte art, la creación de diseños en la superficie de un cappuccino (foto: Ansa)
El latte art, la creación de diseños en la superficie de un cappuccino (foto: Ansa)

(ANSA) - BARCELONA, por Mónica Uriel - El latte art, la creación de diseños en la superficie de un cappuccino, no solo es una cuestión decorativa, sino que "mejora su sabor", dicen a ANSA las italianas Carmen Clemente y Manuela Fensore, campeonas mundiales de la especialidad. "La gente es escéptica sobre esto, pero nosotros lo explicamos por el mundo, donde damos cursos y promocionamos el latte art", como en la Feria Alimentaria, que se celebra hasta mañana en Barcelona.
    Y esta es la explicación: "Exalta el sabor del café porque mientras se echa la leche se resaltan sus notas más dulces. Y cuando se toma, se bebe crema, leche y café en una única capa, sin que haya divisiones de líquidos en el interior de la taza".
    Lo cuenta Fensore, que en 2019 se convirtió en la primera campeona mundial italiana después de 20 años, y es campeona de 2024.
    Clemente, campeona de 2022, defiende que el latte art "es la evolución de los baristas. Porque es algo visual que atrae enseguida a los clientes. Es como si a un pastelero le dijeras que no hiciera las tartas con decoración, entonces dejaría de vender".
    Antes de dedicarse a difundirlo por el mundo, ambas regentaban "un local pequeño en una no buena ubicación de Milán y gracias al latte arte estuvimos allí ocho años", cuenta.
    "El corazón, la rosa, el tulipán, son elementos básicos que todos los baristas deberían saber hacer, porque es una herramienta de marketing para el local", sostiene Clemente.
    La figura más difícil que ha hecho es un pez espada, que fue con la que ganó el campeonato mundial.
    "¿Y los errores más comunes? A la hora de montar la leche y sobre todo no saber la posición correcta para echarla, que es paralela al suelo, pero muchos la echan con el codo hacia arriba, que yo la llamo Louis Vuitton, porque parece que llevan un bolso, y esta posición no deja hacerlo bien".
    Fuera de Italia donde mejor se hace el latte art es en China, Corea y Japón, señala sin dudar.
    Ahora este mundo está cambiando en paralelo al de las máquinas: "Además de tener una varilla de vapor manual tienen también una automática y esto estandariza a todos los bares y gracias a eso se consigue hacer un buen latte art. Esta es la evolución", apunta Clemente.
    Aunque se trata de un arte efímero "para nosotras es una satisfacción conseguir la sonrisa del cliente". (ANSA).