Zerocalcare y las máscaras de Pirandello en Etna Comics

En Catania, del 6 al 9 de junio, desentraña misterios del alma

Aficha del Etna Comics (ANSA) (foto: ANSA)
Aficha del Etna Comics (ANSA) (foto: ANSA)

(ANSA) - CATANIA - Expuestas, uno al lado de la otra, diferentes y coloridas, como los infinitos matices del alma humana, están las máscaras pirandellianas, protagonistas, junto al célebre premio Nobel de literatura, del manifiesto de Etna Comics 2024.
    Un homenaje a Luigi Pirandello firmado por el historietista italiano Zerocalcare, primer gran invitado de la duodécima edición del Festival Internacional del Cómic, los Juegos y la Cultura Pop, prevista del 6 al 9 de junio en el centro de exposiciones Le Ciminiere de Catania.
    Así como al escritor y dramaturgo agrigentino le encantaba escudriñar y despejar los abismos y las zonas grises del ser humano, Zerocalcare, presente el jueves 6 y viernes 7 de junio en el stand de Bao Publishing, sabe poner el dedo en las heridas de hipocresía, logrando dar voz a ese mecanismo complejo e imposible de entender del todo que es el alma humana.
    "Después de la epopeya con la que contamos los mitos de Catania - afirma el director de Etna Comics, Antonio Mannino, al presentar la iniciativa - ahora apuntamos a los grandes autores sicilianos, empezando por nuestro premio Nobel, Luigi Pirandello. Él, que con su visión pionera supo revolucionar la dramaturgia teatral y que nadie podría representar mejor que un artista como Zerocalcare. Un narrador que sabe analizar el alma humana a través de sus personajes, proyecciones de sí mismo. Un poco como lo hizo Pirandello, pero de forma moderna".
    "En un mundo en constante cambio, en el que la comunicación vuela frenéticamente como las manecillas de un reloj que marca el tiempo inexorablemente, con reglas y métodos en constante evolución - explican los organizadores - Etna Comics centra la atención en la metáfora pirandelliana de la máscara, actual más que nunca, en una realidad en la que la imagen parece ahora predominar en el mundo social, donde la identidad se desmaterializa y hablamos de nosotros mismos de una manera nueva, donde la máscara tiende a prevalecer sobre el rostro y la verdad es una, ninguna, cien mil". (ANSA).