"En agosto nos vemos", de García Márquez

La novela póstuma del Premio Nobel colombiano

(ANSA) - ROMA 6 MAR - Diez años después de la muerte de Gabriel García Márquez, el 17 de abril de 2014, se publica la novela, hasta ahora inédita, que el Premio Nobel de Literatura de 1982 quiso destruir.
    Lo cuentan los hijos del autor de Cien años de soledad, Rodrigo y Gonzalo García Barcha, en el prólogo de 'En agosto nos vemos' que llegó hoy a las librerías de todo el mundo, en el cumpleaños del escritor colombiano, conocido con el apodo Gabo, nacido en 1927.
    En Italia Mondadori lo publica en la traducción de Bruno Arpaia, editada por el editor y amigo Cristóbal Pera.
    Una vez más Gabo nos sorprende, pero esta vez de una manera diferente, con la historia de una mujer casada de 46 años, con dos preciosos ojos dorados, que cada año, el 16 de agosto, va a una isla del Caribe a colocar un ramo de gladiolos frescos sobre la tumba de la madre.
    En ese viaje conoce, por primera vez inesperadamente y luego en una cadena imparable, a un nuevo amante y descubre que es diferente a cómo los demás la imaginan y ella misma se ve. Una exploración del deseo y el amor exaltados también en un interesante mirroring, con un final nada obvio.
    "En ese momento solo conocíamos la frase final de Gabo: 'Este libro no sirve. Hay que destruirlo'. No lo destruimos, pero lo dejamos a un lado, con la esperanza de que el tiempo decidiera qué hacer. Al leerlo nuevamente a casi diez años de su muerte, descubrimos que el texto tenía muchos méritos que podíamos aprovechar", dicen Rodrigo y Gonzalo García Barcha quienes también reconocen algunas imperfecciones en el libro.
    Sin embargo, la gran capacidad de invención y la poesía del lenguaje del escritor se mantienen intactas y se revela una nueva mirada hacia la mujer y su libertad.
    García Márquez trabajó en "En agosto nos vemos" desde 2003 hasta finales de 2004, cuando su memoria empezó a traicionarlo hasta abandonarlo, con la progresión del Alzheimer, del que se habló oficialmente en 2012, dos años antes de su muerte.
    Hay cinco versiones numeradas de la novela encontradas entre los papeles del escritor conservados en el Centro Harry Ransom de la Universidad de Texas en Austin, como explica Cristóbal Pera en la nota final.
    El editor se refirió sobre todo a la versión número 5, del 5 de julio de 2004, sobre la que Gabo escribió: 'Gran final ok' al cruzarla con "una versión digital en la que se han considerado fragmentos de otras opciones o escenas que el autor había asumido previamente", explica.
    'En agosto nos vemos' es, por lo tanto, más que una preciosa novela inédita porque en esta breve pero intensa novela se encuentra también toda la fuerza de García Márquez para contrarrestar la progresiva pérdida de memoria.
    "Es el fruto de su último esfuerzo por seguir creando contra todas las circunstancias adversas", como dicen sus hijos.
    En este último libro, el Nobel cuenta la historia de Ana Magdalena Bach, que creció en una familia de músicos, casada durante 27 años con el único hombre con el que estuvo comprometida, un director de orquesta por el cual no terminó la escuela de Artes y Letras. Con él tuvo un hijo, primer violonchelo, y una hija que tiene el talento de aprender de oído cualquier instrumento, pero que decidió, para disgusto de sus padres, hacerse monja de las Carmelitas Descalzas.
    Sin haberlo previsto en sus viajes para ir a la tumba de su madre, en un pobre cementerio, el mismo día caluroso de agosto, Ana Magdalena se encuentra "embellecida por la mezcla sagrada de la música con la ginebra" en brazos de otro y luego de otro hombre.
    En cada viaje la acompaña un libro, desde Drácula de Bram Stoker hasta Crónicas marcianas de Ray Bradbury. Y como banda sonora hay mucha música diferente, desde Contrastes para piano y saxofón de Béla Bartók hasta Claro de luna de Debussy en un arreglo para bolero.
    En sus relaciones de una noche con estos hombres, Magdalena entra en un vórtice inesperado, experimenta humillación, ira, alegría e incluso diversión. Se adentra en sí misma, abre los ojos a su matrimonio, a la manera de vivir el sexo, descrita detalladamente por García Márquez, reflexiona sobre la traición y comienza a dudar de la fidelidad de su marido.
    Cada año vuelve diferente en una imparable ola de transformación que lo cambia todo. El autor de Crónica de una muerte anunciada, El amor en los tiempos del cólera o Noticia de un secuestro, máximo exponente del realismo mágico que en todos sus libros ha hecho del amor el tema principal, aquí asume la visión de las mujeres, con una nueva voz.
    'En agosto nos vemos' finaliza con un facsímil de cuatro páginas de la "Versión 5" de la novela con las correcciones del escritor. (ANSA).