El único amor de Leonardo da Vinci era su madre

Carlo Vecce publica en español "Caterina", sobre su vida

La enigmática Gioconda de Leonardo Da Vinci (foto: ANSA)
La enigmática Gioconda de Leonardo Da Vinci (foto: ANSA)

(ANSA) - MADRID, por Mónica Uriel - La madre de Leonardo da Vinci fue para él "su único gran amor" y la refleja en la Gioconda y en "todas sus obras en las que hay una mujer", dice a ANSA el escritor Carlo Vecce, que narra su vida en "Caterina" tras haber descubierto que fue una esclava del Cáucaso.
    Luego de ser número uno en Italia, se publica ahora en español esta novela histórica sin ficción que este estudioso de Leonardo desde hace 30 años escribió al descubrir que fue una esclava cuando encontró en el Archivo Estatal de Florencia su "acta de liberación de la esclavitud".
    Hasta entonces solo se sabía que el genio del Renacimiento era hijo ilegítimo de un notario de Florencia llamado Piero da Vinci y se pensaba que Caterina había sido una campesina, cuando en realidad fue vendida varias veces como esclava, y fue explotada laboral y sexualmente.
    Leonardo tuvo una relación muy estrecha con su madre, con quien vivió los primeros diez años de su vida y el último de la existencia de Caterina.

    "Su madre fue su único gran amor. Sabemos que Leonardo era homosexual, y quizás tuvo alguna relación con algunos de sus alumnos, pero no tuvo ningún amor como el de su madre", afirma el autor de "Caterina" (Alfaguara).

    Desde un punto de vista sexual, añade, "Leonardo se quedó como un niño en busca de su madre" y "trasladó su impulso sexual hacia sus creaciones artísticas e investigaciones científicas".
    En cuanto a sus cuadros, "en todos en los que hay una mujer, ésta refleja el alma de Caterina, de hecho son todas ellas madres con niños. Representa la maternidad", explica.
    El artista "siempre fue un niño porque primero su madre estaba lejos, y después cuando muere la lejanía se vuelve eterna".
    Leonardo comenzó la Gioconda como el retrato de una mujer florentina y lo terminó diez años después de la muerte de Caterina.
    "Siempre se dijo que era un espejo de si mismo, pero ahora ya se sabe que refleja también a su madre, a su alma, y se aprecia que él tenía una forma de sonreír igual que ella".
    Leonardo, que era "fuerte y alto, y de cabellos largos", tiene un aspecto físico que se parece al de su madre, "rubia y de ojos azules".
    El artista "conoció todo sobre la historia de su madre. Y ahora hemos descubierto por qué se sentía así de libre y abierto en sus investigaciones, porque su madre no era italiana, sino una esclava humilde que llegó de una cultura lejana".
    Además, en manuscritos suyos "cuenta fábulas de lugares lejanos con animales fantásticos, que seguramente se los habría contado su madre" y en otro documento Leonardo, quien "no solo fue hijo ilegítimo sino que no tuvo familia", escribió que "soñaba con ir al Cáucaso, justamente donde nació su madre, quizás para conocer a sus familiares".
    Para Vecce fue "importante descubrir que Leonardo no era totalmente italiano, sino universal, y que no nos pertenece solo a nosotros los italianos sino que él y la Gioconda son de todos". (ANSA).