Coloso de Constantino vuelve a velar por Roma

Es imponente y gigantesco con sus 13 metros de altura

Coloso de Constantino vuelve a velar por Roma (foto: ANSA)
Coloso de Constantino vuelve a velar por Roma (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA por Daniela Giamuzzo - Imponente y gigantesco con sus 13 metros de altura, hoy como entonces el Coloso de Constantino emociona y marca la distancia entre él y quienes se encuentran en su presencia.
    O al menos en presencia de la reconstrucción más fiel de la colosal estatua del emperador del siglo IV. d C, el que abrió definitivamente las puertas al cristianismo, dueño absoluto de Roma y del Imperio, que desde hoy acoge gratuitamente a los visitantes en el jardín de Villa Cappellolli, casi una puerta de entrada a ese cofre de tesoros que son los Museos Capitolinos.
    Los rasgos fuertes y la mirada orgullosa hacia el horizonte que construirá. La mano que sostiene el cetro, el paño dorado que cae regio y esa rodilla desnuda, signo de devoción como en la tradición homérica.
    Entre los ejemplos más significativos de la escultura tardorromana y la obra más colosal que nos ha llegado (los Dioscuros Capitolinos miden 5,80 metros, por así decirlo), la estatua original fue redescubierta en el siglo XV en la Basílica de Majencio, a lo largo de la Vía Sacra.
    Solo quedan nueve fragmentos de mármol, conservados en el patio del Palazzo dei Conservatori, más uno que ahora ha resurgido del "pasado".
    Precisamente a partir de ellos partimos este proyecto, fruto de la colaboración entre la Superintendencia Capitolina, la Fundazción Prada y la Fundación Factum para la Tecnología Digital en la Preservación, con la supervisión científica por el superintendente Claudio Parisi Presicce.
    "Un trabajo extraordinario -dijo el alcalde Roberto Gualtieri- y un verdadero coloso que representa el poder del emperador que triunfó en Ponte Milvio. Estamos trabajando para intentar Recuperar las dimensiones de la antigUedad. Por ejemplo, incluso con el museo Forma Urbis, donde colocamos los fragmentos encima de un mapa muy famoso del siglo XVIII para hacerlos inteligibles, y sobre el que se puede caminar", explicó, mencionando también "las excavaciones de Argentina y las tiendas de Via Flaminia" y luego otra vez "la anastilosis de la Basílica Ulpia".
    Ahora el Coloso de Constantino, agrega el concejal de Cultura Miguel Gotor, "demuestra que no sólo la vida, sino también la la historia y la arqueología están hechas de fragmentos y recomposiciones".
    Presentado por primera vez en Milán en 2022 con ocasión de la exposición de belleza Reciclaje curada por Salvatore Settis y Anna Anguissola, con Denise La Monica, la reconstrucción a escala 1:1 de hecho combina rigurosos análisis arqueológicos y estudios literarios. sobre las fuentes, el 3D y las nuevas tecnologías de la Fundación Factum, que en Italia ya ha trabajado, por ejemplo, con Peter Greenaway en "La Última Cena" de Leonardo da Vinci o en el San Lorenzo de Caravaggio en Palermo.
    Fundamental, dice Parisi Presicce, "fueron los fragmentos encontrados en 1486", que fueron identificados sólo en el siglo XIX como perteneciente a la estatua de Constantino y no a la de Cómodo, sino también una última pieza, "parte del cofre, encontrada en 1951 y olvidado durante años en los yacimientos del parque arqueológico del Coliseo, que pronto será trasladado al Monte Capitolino. Nadie hasta ahora había estudiado la relación entre todas las piezas. Nosotros nos centramos en las huellas visibles, pero sobre todo en los invisibles".
    Fabricado en resina y poliuretano, junto con polvo de mármol, pan de oro y tiza, la obra también reabre el camino hacia preguntas como el origen de la estatua.
    Es decir, explica la superintendente, "si hubiera una estatua de Júpiter en la base de la Colina Capitolina que estaba situada precisamente en esta zona" en el templo de Júpiter Optimus Maximus" o si por el contrario la obra se inspiró en modelos clásicos que se remontan al Zeus de Fidias".
    El Coloso, concluyó, "permanecerá aquí durante todo el año jubilar. Luego veremos si se traslada al Museo de la Civilización Romana, que será reabierto" con los fondos del Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia (PNRR). (ANSA).