Varias tradiciones del Carnaval no solo es Venecia

Historia, ritos paganos y artesanía en toda la Península

El Carnaval en Italia no es solo Venecia (foto: Ansa)
El Carnaval en Italia no es solo Venecia (foto: Ansa)

(ANSA) - MILAN, por Ida Bini - El Carnaval no solo es Venecia.Fiestas bailables, desfiles alegóricos, procesiones históricas y ritos ancestrales se repiten en distintas ciudades italianas que tienen su propia manera de interpretar la festividad, con tradiciones locales que ofrecen eventos únicos y evocadores.
    Aquí se describen seis imperdibles del norte al sur de Italia.
    El Carnaval de Sappada, en los Dolomitas friulanos, es uno de los más antiguos y evocadores de los Alpes y un momento de gran celebración y alegría para los habitantes del pueblo, que desfilan por las calles del centro.
    Muchos usan el 'Rollate', una máscara antropomorfa con piel de oveja oscura y espesa y una capucha oscura adornada con una borla de lana roja. Atado a la cintura hay una cadena con cencerros, que suenan a cada paso, llamando la atención.
    El 'Rollate' es un personaje austero, que inspira miedo por su apariencia de hombre oso; es el símbolo del poder y la fuerza de la naturaleza y representa el invierno que está por terminar.
    Durante el Carnaval el 'Rollate' participa en desfiles y procesiones y disfruta persiguiendo a niños y transeúntes, además de ser protagonista de algunos retos, como la competencia de quién resiste más tiempo a su abrazo.
    El Carnaval de Madonna di Campiglio es un cuento de hadas: del 11 al 16 de febrero la ciudad trentina se transforma en un escenario donde todos pueden ser actores y sumergirse en la historia de la época de la Corte de los Habsburgo y de la Princesa Sissi.
    Se viaja en el tiempo admirando el paso de carruajes, damas y húsares a caballo, esquiando con damas de honor y oficiales uniformados y degustando los postres de la pastelería vienesa.
    En Verona se celebra el 'Bacanal del gnoco', un Carnaval que tiene una historia antigua y curiosa: nació en 1531 durante una revuelta popular debido a una terrible hambruna; Para evitar lo peor, se designaron algunos ciudadanos que, a sus expensas, distribuían alimentos a los pobres de San Zenón.
    Desde entonces el protagonista de la 'bacanal de ñoquis' del último viernes de Carnaval es el 'Papá del Gnoco' que montó en burro hasta el Podestà para invitarle a comer un plato de ñoquis que luego fueron repartidos entre los festejantes.
    Hoy este ritual se ha vuelto coral: el programa de actos de esta gran fiesta está repleto de bailes de máscaras y desfiles de carrozas alegóricas, incluida la cabalgata de Tomaso Da Vico, creador del ritual, el jueves 8 y viernes de febrero. El día 9, es la gran 'gnoccolada' en Piazza Bra, que inaugura oficialmente las celebraciones del Carnaval.
    Los protagonistas del Carnaval Vho, en provincia de Alessandria, son los títeres históricos que, en colaboración con el taller Sarina de Tortona, animan una fiesta histórica, una de las más antiguas de la zona de Tortona, cuyas raíces se remontan a principios del siglo XVIII.
    Las siluetas de los títeres más emblemáticos del atelier se reproducen por las calles de Vho, en un recorrido en el que los personajes acompañan a familias y visitantes en un viaje hacia la fantasía.
    El Carnaval que se desarrolla en Tufara, en la provincia de Campobasso, se asemeja a una representación teatral: el protagonista de la arcaica y misteriosa fiesta es el diablo, una antigua máscara de carnaval que se revela el último día de las celebraciones con carreras y acrobacia.
    Al diablo le precede otra figura simbólica: la muerte, personificada por un grupo de máscaras vestidas de blanco y con el rostro cubierto de harina.
    El Carnaval de Bosa, en la provincia de Oristano, es uno de los eventos más originales de Cerdeña por sus tradiciones, máscaras y música. El Carnaval de Bosa se llama "Karrasegare", término que en sardo significa "charlatán".
    Los ingredientes que han dado vida al Carnaval durante siglos son los disfraces, los sonidos y los colores, la vida y la muerte, el ciclo de las estaciones, la sátira y los cantos propiciatorios.
    El día más importante es el martes de carnaval, realizándose la colecta casa por casa desde el amanecer y finalizando al atardecer. Los mendigos visten una chaqueta al revés, se pintan la cara de negro y se marcan la frente con una cruz roja. Cada uno trae consigo un pincho y una bolsa y en cada visita interpretan canciones satíricas improvisadas, ligadas a la tradición sarda. (ANSA).