Bienal Venecia: hijos de la diáspora

Celebrar a "extranjeros de todas partes"

Bienal Venecia, celebra a
Bienal Venecia, celebra a "extranjeros de todas partes". Del 20 de abril al 24 de noviembre (foto: ANSA)

(ANSA) - ROMA, por Roberto Nardi - Los artistas italianos de la 60° Exposición Internacional de Arte de la Bienal de Venecia hay que buscarlos, mayoritariamente, sobre todo en el extranjero: en Brasil, Perú, Argentina. Son hijos de esa "diáspora", de primera o segunda generación, que el brasileño Adriano Pedrosa, primer curador sudamericano de la Bienal de Arte, quiso como sección de la exposición que resume su esencia en el título: "Stranieri Ovunque - Foreigners Everywhere" ("Extranjeros en todas partes").
    La exposición está prevista del 20 de abril al 24 de noviembre, en los Giardini, el Arsenale y Forte Marghera de la ciudad de los canales.
    "La expresión Foreigners Everywhere -explicó- tiene más de un significado. En primer lugar, significa que vayas donde vayas y estés donde estés, siempre encontrarás extranjeros: ellos están/estamos en todas partes. En segundo lugar, que independientemente de tu ubicación, en el fondo siempre eres verdaderamente extranjero".
    Pedrosa presentó las directrices de la exposición - 331 artistas presentes divididos en dos núcleos "Contemporáneos" e "Históricos" con subsecciones - durante una rueda de prensa abierta con el saludo del presidente Roberto Cicutto a su sucesor, Pierangelo Buttafuoco, presente en la sala, bajo el lema de "un cambio de testimonio", de "colaboración absoluta".
    Si bien el origen del título se encuentra en una serie de obras del colectivo Claire Fontaine, nacido en París y con sede en Palermo, el curador recordó que la expresión a su vez proviene de un colectivo turinés que "a principios de los años 2000 luchó contra el racismo y la xenofobia en Italia".
    A partir de aquí parecía un pequeño paso para enmarcar una exposición que "será la celebración de lo extranjero, de lo lejano, de lo outsider, de lo queer y de lo indígena".
    Categorías, como Foreigner y Queer, en las que Pedrosa dijo identificarse -"el primer comisario abiertamente queer en la historia de la Bienal de Arte"-, que encuentran espacio en el movimiento articulado de la exposición.
    Una exposición (hay nombres olvidados hace tiempo, entre ellos Aligi Sassu) que se centrará en la producción de temas como "el artista queer, que se mueve dentro de diferentes sexualidades y géneros y a menudo es perseguido o prohibido; el "artista outsider, que se encuentra a sí mismo al margen del arte, al igual que el autodidacta o el artista llamado folklórico o popular; el artista indígena, muchas veces tratado como un extranjero en su propia tierra".
    Sus obras estarán en el centro del Núcleo Contemporáneo. En la Corderie dell'Arsenale estará la sección especial de esta Unidad dedicada al Archivo de la Desobediencia, un proyecto de Marco Scotini que desde 2005 ha puesto en marcha un archivo de vídeo sobre las relaciones entre prácticas artísticas y activismo.
    El Núcleo Histórico estará compuesto por obras del siglo pasado procedentes de América Latina, Africa, Asia y el mundo árabe.
    "Necesitamos urgentemente aprender más sobre y desde esos contextos", dijo Pedrosa. En definitiva, en el centro está el redescubrimiento de los modernismos del Sur del mundo.
    Una mirada crítica no eurocéntrica, en sintonía con lo llevado a cabo por la Bienal de Arquitectura de Lesley Lokko que miró a Africa y con las grandes líneas del cuatrienio de presidencia de Cicutto.
    A nivel expositivo, más allá de los nombres de artistas o colectivos presentes por primera vez en la muestra internacional, el Núcleo Histórico incluye tres salas en el Pabellón Central con una obra cada una de cada artista y tres temáticas: Retratos (112 artistas de 39 países), Abstracciones (37 artistas de 21 países) y la diáspora artística italiana en el mundo en el siglo XX.
    Serán 40 autores italianos con obras colocadas en los caballetes de vidrio y hormigón de Lina Bo Bardi (italiana radicada en Brasil y León de Oro especial en memoria de la Arquitectura 2021).
    Entre las diversas particularidades que surgieron durante la preparación de la exposición Stranieri Ovunque, destaca la presencia de artistas, especialmente indígenas, vinculados por lazos de sangre con investigaciones arraigadas en la tradición o el uso de textiles.
    Los Leones de Oro a la Trayectoria, que se entregarán el 20 de abril, fueron para Anna Maria Maiolino (italiana, residente en Brasil) y Nil Yalter (turco, naturalizado francés). Entre los pabellones nacionales, destaca el de la Santa Sede, que se ubicará en la prisión de mujeres de Giudecca. (ANSA).