Un mes más para ver su sala secreta

En el Museo de las Capillas de los Médici.

La sala donde que contendría bocetos del artista, hechos cuando se había escondido allí.  (foto: ANSA)
La sala donde que contendría bocetos del artista, hechos cuando se había escondido allí. (foto: ANSA)

(ANSA) FLORENCIA - Habrá un mes más para visitar la habitación secreta de Miguel Ángel en el Museo de las Capillas de los Medici, luego de que se agotaran en apenas tres días los 90 días adicionales anunciados la semana pasada por el director general de los Museos, Massimo Osanna.
    Ossana, que en forma interina la dirección de los Museos del Bargello, hizo el anuncio de los 90 días adicionales tras los resultados positivos del monitoreo medioambiental de la pequeña sala adyacente a la Sacristía Nueva.
    Ahora, de acuerdo con los responsables de los Museos del Bargello, Osanna decidió prolongar la apertura experimental de la sala secreta un mes más -hasta el 31 de julio- y con los mismos métodos.
    Las reservas para julio, activas a partir del jueves 25 de enero, permitirán a los visitantes acceder -en grupos limitados de un máximo de 4 personas a la vez- al pequeño y evocador ambiente que contiene una serie de dibujos atribuidos a Buonarroti descubiertos en 1975 por el entonces director Paolo Dal Poggetto.
    La sala, abierta por primera vez de forma controlada a los visitantes desde mediados de noviembre, tiene 10 metros de largo, 3 metros de ancho, 2,50 metros de alto en lo alto de la bóveda.
    El lugar contiene una serie de dibujos murales de figuras, trazados con palos de madera carbonizada, de diversos tamaños, en muchos casos superpuestos, que Dal Poggetto atribuyó principalmente a Miguel Ángel.
    El entonces director planteó la hipótesis de que el artista se había refugiado allí en 1530, cuando el prior de San Lorenzo, Giovan Battista Figiovanni, lo escondió de la venganza del Papa Clemente VII, enfurecido porque el artista -durante el período en que los Medici fueron expulsados ;;de la ciudad- supervisó las fortificaciones durante el corto período de gobierno republicano.
    Tras obtener el perdón de la familia, después de unos dos meses Miguel Ángel fue liberado y retomó sus deberes florentinos, hasta que abandonó la ciudad para ir a Roma en 1534.
    Los dibujos, aún en estudio, según la tesis de Dal Poggetto, fueron realizados durante el período de auto reclusión del artista y aparentemente "bocetó" algunos de sus proyectos en las paredes de la pequeña habitación. (ANSA).