Otra restauración del arte, reabre Orsanmichele

Gran complejo de Florencia. Invierten más de un millón de euros

Reabre sus puertas el fascinante complejo Orsanmichele (en dialecto toscano, Huerto de San Miguel) de Florencia (foto: Ansa)
Reabre sus puertas el fascinante complejo Orsanmichele (en dialecto toscano, Huerto de San Miguel) de Florencia (foto: Ansa)

(ANSA) - FLORENCIA -  Restauración, seguridad y reordenación del museo: después de más de un año de obras y una inversión de alrededor de 1,1 millones de euros, el complejo Orsanmichele de Florencia está listo para reabrir al público el 19 de enero y tendrá sus puertas abiertas todos los días, menos los martes.

    Durante los 400 días de cierre, la iglesia y el museo de Orsanmichele fueron objeto de una serie de restauraciones y operaciones extraordinarias de mantenimiento de esculturas, pinturas murales, vestimentas de piedra y algunas estatuas.  Además de un brioso museo, el complejo cuenta con la Iglesia de Orsanmichele, del dialecto toscano que quiere decir "Huerto de San Miguel", que fue construida sobre el terreno donde se encontraba el huerto del desaparecido monasterio de San Miguel.
    Fue construida en 1337 por Francesco Talenti, Neri di Fioravante, y Benci di Cione, originalmente como un mercado de granos. Entre los años 1380 y 1404 fue convertido en iglesia y usado como capilla por los más poderosos gremios de artesanos y comerciantes de Florencia.
    En la planta baja del edificio están los arcos del siglo XIII que originalmente formaron la logia del mercado. El segundo piso se dedicó a los oficios, mientras el tercero albergaba uno de los graneros municipales, mantenido en caso de hambrunas o estados de sitio.
    En la nueva exposición del museo, las 13 estatuas que originalmente estaban ubicadas en los nichos externos, creadas por artistas como Lorenzo Ghiberti, Donatello, Andrea del Verrocchio, Baccio da Montelupo y Giambologna, vuelven a interactuar con el público gracias a estructuras que las mantienen elevadas, enmarcándolos con un fondo que refleja su ubicación en los tabernáculos externos.
    En la iglesia, todo el tabernáculo de Orcagna, el altar con el grupo de la Virgen con el Niño y Santa Ana de Francesco da Sangallo y el panel de Bernardo Daddi fueron completamente desempolvados.
    En la parte del ábside se restauraron los muros y se restauró el yeso. Además, gracias a la retirada de la antigua sacristía situada en el muro noreste, algunas partes de los frescos que representan a San Domenico y San Francisco han vuelto a ser visibles.
    A continuación se restauraron las bases de los seis pilares de los vanos, las pinturas de los paramentos de los tres pilares que representan a San Juan Evangelista, San Bernabé y San Pedro, y se llevó a cabo una campaña de mantenimiento de las bóvedas.
    Durante las obras en el museo, fue posible realizar algunas intervenciones de restauración y mantenimiento extraordinario en obras como la estatua de Sant'Eligio de Nanni di Banco, de San Matteo de Lorenzo Ghiberti, de dos bronces de Santo Stefano de Ghiberti y de San Giovanni Evangelista de Baccio da Montelupo.
    Con vistas al reposicionamiento de los Cuatro Santos Coronados, se restauró el antiguo frontón de mármol, que quedó fracturado tras el traslado de la obra del tabernáculo al museo en 2001. (ANSA).