Fotos de la vida explosiva de las estrellas masivas

Tomadas por el telescopio espacial James Webb.

La estrella Wolf-Rayet 124 (fuente Leiden Uniersity).
La estrella Wolf-Rayet 124 (fuente Leiden Uniersity).

(ANSA) ROMA - Nacimientos violentos y muertes igualmente catastróficas: la vida explosiva de estrellas masivas fue fotografiada por el telescopio espacial James Webb, construido y operado conjuntamente por la Agencia Espacial Europea, la Agencia Espacial Canadiense y la NASA.
    Las imágenes tomadas a Ofiuco, Wr 124 y Casiopea resumen tres momentos cruciales en el ciclo de vida de estas estrellas, comentadas por la astrónoma Nienke van der Marel, de la Universidad de Leiden.
    La cuna de estrellas de la constelación de Ofiuco, fotografiada por Webb con filtros de características diferentes, "tiene algunos millones de años", comenta Ivan der Marel.
    "Estas estrellas, explica, siguen creciendo y alrededor de ellas se están formando planetas". Al ampliar la imagen se puede ver una especie de reloj de arena: es un disco de polvo alrededor de una estrella, del que podrían nacer planetas, en un proceso que lleva millones de años.
    Una estrella en evolución es WR 124: "ha consumido la mayor parte de su hidrógeno y ya ha perdido su atmósfera. Con una masa más de 20 veces mayor que la de nuestro Sol, es una estrella enorme - afirma la astrónoma - y es un millón de veces más brillante".
    Las estrellas masivas como ésta evolucionan rápidamente porque contienen una gran cantidad de material y pierden masa rápidamente: "Está destinada a explotar en cientos de miles de años: un tiempo relativamente corto en la escala de tiempo astronómica", destaca Van der Marel.
    Casiopea, en cambio, da una idea de lo que queda de una estrella que ha llegado al final de su ciclo de vida y ha explotado en una supernova: "sigue siendo una nube visible durante miles de años", dice la astrónoma.
    "El material naranja y rojo es hidrógeno de la materia interestelar que fue expulsada cuando la estrella explotó. El material de color rosa más claro es probablemente el remanente de la propia estrella. Estos son los elementos y átomos que se crearon en la estrella", detalla.
    La explosión de Casiopea se remonta a unos 350 años. Nadie sabe qué es el anillo verde en el centro, comúnmente llamado el "monstruo verde". (ANSA).