Maserati descapotable, elegancia y rendimiento

Un impactante nuevo deportivo de la casa italiana del tridente

Maserati Gran Cabrio, elegancia, refinamiento, tecnología y prestación (foto: Ansa)
Maserati Gran Cabrio, elegancia, refinamiento, tecnología y prestación (foto: Ansa)

(ANSA) - BOLONIA- Maserati acaba de presentar el Gran Cabrio, una variante descapotable del Gran Turismo que, en el momento de su lanzamiento, se ofrece en el nivel de equipamiento del modelo Trofeo y está equipado con el motor de combustión Nettuno de 6 cilindros y 3,0 litros bi-turbo que desarrolla 550 CV de fuerza.
    Desarrollado 100% por Maserati, el Gran Cabrio se construyó con una carrocería de arquitectura modular compuesta por materiales ligeros como el aluminio (más del 65%) y el magnesio, combinados con aceros de alto rendimiento, para contener el aumento de 100 kg de peso respecto al modelo. Gran Turismo del que toma sus líneas elegantes.
    El diseño, de hecho, se define por la pureza de las formas y las proporciones clásicas propias de los coches de las grandes marcas, en concreto, los cuatro guardabarros se cruzan con el capó largo y la carrocería central. El techo de tela no altera su línea en posición cerrada y cuando está abierto resalta el lujo del habitáculo.
    La capota de lona, ;;disponible en cinco colores, negro, azul marino, gris titán, gris y granada, se abre en 14 segundos y se cierra en 16 segundos, mediante el botón táctil de la pantalla central, o mediante control por gestos, hasta una velocidad de 50 km/h. Con el techo abierto, una ráfaga de aire caliente, activada mediante un botón, sale de los asientos y envuelve al conductor y al pasajero. Este dispositivo es de serie en todos los modelos, mientras que entre las opciones se encuentra un cortavientos, rebatible manualmente en el maletero, para utilizarlo cuando viajan dos personas con el techo abierto, ya que debe montarse detrás de los asientos delanteros.
    Analizando el interior, resulta evidente la mezcla entre la tradición pistera italiana y la innovación tecnológica, con la combinación de colores que subraya el diseño. Los asientos delanteros son deportivos y confortables al mismo tiempo, con reposacabezas integrados, mientras que los traseros, también muy acogedores, reflejan un aspecto y unos acabados que recuerdan otros tiempos.
    En general, se destaca el volante multifuncional con el botón start/stop a la izquierda y el rotor que permite elegir el modo de conducción y la activación de la suspensión neumática (opcional) a la derecha, acompañado de las palancas de cambio de aluminio oscuro satinado.
    A bordo hay tres pantallas, además de la de 12,2 pulgadas para los instrumentos digitales, que se puede personalizar con 4 diseños diferentes, encontramos la pantalla central de 12,3 pulgadas y la pantalla de confort de 8,8 pulgadas. También hay un head-up display, que proyecta datos en el parabrisas, mientras el reloj se vuelve digital, presenta 3 pantallas diferentes, permite visualizar la brújula, la fuerza G, el acelerador y el cronómetro, y ofrece la posibilidad de interactuar con el coche mediante comandos de voz. Alta tecnología in extremis.
    Además, gracias al Maserati Intelligence Assistant, basado en el sistema operativo Android Auto, es posible almacenar hasta cinco perfiles de usuario diferentes, conectar dos teléfonos simultáneamente vía Bluetooth, mientras que los pasajeros pueden aprovechar Apple CarPlay y Android Auto para utilizar el teléfono y otras aplicaciones de forma inalámbrica.
    Entre los accesorios, también está disponible el sistema de audio Sonus Faber High Premium con 16 parlantes, sonido envolvente bidimensional y tridimensional y una potente amplificación que alcanza hasta 1060 vatios.
    Bajo el capó del Gran Cabrio se esconde el seis cilindros bi-turbo de 3.000 cc que, en la variante del modelo Trofeo, desarrolla 550 CV y ;;que cuenta con una tecnología de combustión en pre-cámara patentada, derivada de los motores de Fórmula 1, denominada MTC (Maserati Twin Combustion).
    El motor en cuestión está equipado con desactivación de cilindros y, en comparación con el motor Nettuno del MC20, tiene cárter húmedo y ya no seco. Además, todos los Gran Cabrio están equipados con transmisión de tracción total, con el diferencial delantero posicionado en línea con el motor, lo que produce beneficios en términos de dinámica de conducción.
    Las prestaciones son las de un auténtico superdeportivo, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, una aceleración de 0 a 200 km/h en 12,2 segundos y una velocidad máxima de 316 km/h. A nivel de ayudas a la conducción, el sistema activo de mantenimiento de carril se enriquece con el Emergency Lane Keeping, que protege a los ocupantes con maniobras de dirección muy decisivas en situaciones de colisión inminente.
    Como si fuera poco, a través del Virtual Wall, el conductor recibe ayuda en las maniobras de aparcamiento gracias a los obstáculos detectados por los sensores traseros, que se muestran en forma de bloques virtuales que cambian de color en función de la proximidad al vehículo.
    Un digno ejemplar de Maserati, la marca de automóviles deportivos de alta gama, fue fundada en Bolonia por el italiano Alfieri Maserati en 1914 y hoy propiedad de propiedad de Stellantis. Solo fabrica 75 mil unidades por año. (ANSA).