La señal horaria de Greenwich cumple 100 años

Leyenda hoy superada hoy por la llegada de la era digital

Los legendarios mecanismo de Greenwich. La estación horaria cumple 100 años (foto: ANSA)
Los legendarios mecanismo de Greenwich. La estación horaria cumple 100 años (foto: ANSA)

(ANSA) - LONDRES - Hace un siglo, se transmitió por primera vez una señal horaria de referencia mundial desde el histórico observatorio británico de Greenwich a los estudios de la BBC, donde se tradujo en una sucesión de seis pitidos.
    Era el 5 de febrero de 1924 y desde entonces esa señal siguió marcando el tiempo durante décadas, pero luego tuvo que ceder ante la llegada de lo digital.
    La idea de la señal horaria surgió del entonces director del Observatorio Real Británico, el astrónomo Frank Watson Dyson, y del entonces director de la BBC, John Reith. En aquella época, Greenwich ya era un punto de referencia internacional para la medición del tiempo: en 1884, la Conferencia Internacional de Meridianos había designado el meridiano que pasa por la cúpula del observatorio de Greenwich como meridiano fundamental para determinar la longitud de cada punto de la Tierra.
    El tiempo de la superficie y del meridiano de Greenwich fue la referencia para determinar el tiempo de los eventos ocurridos en diferentes lugares del planeta.
    La señal era generada por dos relojes mecánicos situados en el observatorio, en cuyos péndulos se habían instalado contactos eléctricos, y que cada segundo enviaban una señal a la BBC, que las transformaba en una señal audible. El uso de dos relojes era redundante, pero necesario para garantizar la continuidad del servicio si uno de ellos fallaba.
    Cuando la sede del observatorio de Greenwich se trasladó al castillo de Herstmonceux en 1957, la instrumentación fue sustituida por un reloj electrónico, conectado a la BBC a través de dos líneas. El traslado a Cambridge en 1990, con la introducción de un sistema informático vinculado a relojes atómicos, también estuvo ligado a una innovación técnica. Otro cambio se introdujo en 1972, cuando se decidió alargar la duración del sexto pitido.
    Sin embargo, fue la llegada de lo digital la que provocó una transformación radical. En Italia, la señal horaria de Greenwich era transmitida por las cadenas de radio y televisión RAI, suministradas desde principios de los años 1940 por el Instituto Galileo Ferraris, posteriormente fusionado con el Instituto Nacional de Investigaciones Metrológicas (Inrim).
    Las señales horarias se transmitieron a través de líneas específicas a la sede de la RAI en Turín. "Comenzamos a transmitir una señal de referencia horaria por radio, basada en relojes de cuarzo", explica Davide Calonico, del Inrim. "En los años 1970 se consolidó la transmisión de la señal horaria RAI, y a partir de entonces fue transmitida por el Inrim hasta 2016.
    "Luego se produjo un salto tecnológico y con la transición a las plataformas digitales la señal analógica se retrasó. A las 20.00 horas del 31 de diciembre de 2016 se emitió por última vez la señal horaria codificada RAI desde la sede de la emisora en Turín. " Desde entonces, la tecnología ha ido avanzando y desde mediados de los años 2000 se basa en sistemas de navegación por satélite o en fibra óptica", observa el experto.
    Hoy la referencia es el Precision Time Protocol, el protocolo utilizado para sincronizar ordenadores y teléfonos móviles. "Por lo tanto -concluye Calonico- hoy cualquiera que tenga un teléfono móvil tiene en el bolsillo un receptor de la hora exacta". (ANSA).