Redes sociales en la mira por seguridad en línea

Senador Graham, "Zuckerberg, usted tiene sangre en las manos"

(ANSA) - NUEVA YORK 31 ENE - Los directores ejecutivos de las principales empresas de redes sociales del mundo, entre ellas Meta y TikTok, están siendo interrogados este miércoles en el Capitolio por la seguridad de los niños, y los legisladores acusan a los líderes tecnológicos de no proteger a los menores de la explotación y el abuso.
    La explotación sexual de niños en línea es un problema creciente en los Estados Unidos. Según el Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados, los consejos cibernéticos diarios de material de abuso sexual infantil en línea se han multiplicado por 10 en los últimos 10 años, llegando a 100.000 informes diarios en 2023.
    En la sesión en el Congreso participaron los grandes CEO de las grandes compañías de redes sociales, entre ellos, Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. "Sr. Zuckerberg, usted y las empresas que nos preceden, sé que no quiere que sea así, pero tiene sangre en las manos", acusó el senador Lindsey Graham, republicano de Carolina del Sur en su discurso de apertura.
    El comentario provocó aplausos de familias reunidas en la sala de audiencias cuyos hijos murieron después de ingresar en algunos de los lados más oscuros de su plataforma.
    "Tienes un producto que está matando a la gente", añadió Graham.
    El Comité Judicial del Senado, en una audiencia destinada a obtener apoyo a la legislación federal para proteger a los niños del mundo en línea, está escuchando a Mark Zuckerberg, el CEO de Meta (empresa matriz de Facebook e Instagram), así como a Linda Yaccarino de X, Shou Chew de TikTok, Evan Spiegel de Snap y Jason Citron de Discord.
    El presidente del Comité Dick Durbin, demócrata de Illinois, llamó a la explotación infantil en línea una "crisis en Estados Unidos" impulsada por los rápidos cambios en la tecnología que dan a los depredadores "nuevas herramientas poderosas" para dirigirse a los niños.
    De los directores ejecutivos que testificaron, Durbin dijo que "no son solo las empresas de tecnología las que han contribuido a esta crisis, sino que son responsables de muchos de los peligros a los que se enfrentan nuestros hijos en línea".
    "Sus elecciones de diseño, su fracaso para invertir adecuadamente en confianza y seguridad y su búsqueda constante de compromiso y ganancias sobre la seguridad básica han puesto en riesgo a nuestros hijos y nietos", se lee en su declaración de apertura.
    Graham reconoció que hubo algunos aspectos positivos en los sitios sociales, pero "no se ha tratado el lado oscuro".
    "Ahora es el momento de lidiar con el lado oscuro porque la gente ha tomado dimensión y la han convertido en una pesadilla para el pueblo estadounidense", dijo Graham.
    En respuesta, los directores ejecutivos se inclinaron en gran medida a destacar las acciones que han tomado para tratar de aliviar estos problemas.
    Meta anunció recientemente planes para ocultar el contenido que considera inapropiado para los adolescentes. Zuckerberg destacó las 30 herramientas que han creado para proteger a los niños y ayudar a los padres a navegar por el mundo en línea.
    Cada uno de los directores ejecutivos se dirigió a las familias en la sala y les dio sus condolencias. Sin embargo, Zuckerberg rechazó el vínculo entre la salud mental y las redes sociale.
    "Con gran parte de nuestras vidas pasadas en dispositivos móviles y redes sociales, es importante investigar los efectos en la salud mental y el bienestar de los adolescentes. Me lo tomo muy en serio", dijo el empresario. "La salud mental es un tema complejo y el cuerpo de trabajo científico existente no ha mostrado un vínculo causal entre el uso de las redes sociales y los jóvenes que tienen peores resultados de salud mental".
    El miércoles es la primera vez que el CEO de Snap, Spiegel, dio testimonio en el Capitolio en respuesta a las acusaciones de que Snapchat está dañando la salud mental y física de los niños.
    Snapchat también es blanco de una demanda colectiva por varios padres en California, muchos de los cuales dicen que perdieron a sus hijos por envenenamiento por fentanilo y sobredosis de pastillas compradas en Snapchat. (ANSA).