Nueva erupción, la lava avanza hacia poblado

Ahora más al sur que el incidente del 18 de diciembre

(ANSA) - REIKIAVIK, 14 GEN - Un volcán entró en erupción en el suroeste de Islandia y está expulsando roca semi fundida que avanza hacia zonas pobladas, por segunda ocasión en un mes.
    La erupción comenzó el domingo por la mañana, a las 7 hora local (7 GMT) tras una serie de sismos cerca de la localidad de Grindavik, indicó la Oficina Islandesa de Meteorología. En prevención, la población fue evacuada durante la noche, según reportó la televisora islandesa RUV.
    "La lava fluye a unos pocos cientos de metros al norte de la localidad, esto es 400 o 500 metros", dijo Kristín Jónsdóttir, de la Oficina Islandesa de Meteorología, a RUV. "La lava fluye hacia Grindavik", insistió.
    Los residentes de Grindavik ya fueron evacuados de sus hogares en noviembre y tuvieron que mantenerse alejados de la localidad durante seis semanas tras una serie de sismos y una erupción volcánica posterior. Se les permitió regresar el 22 de diciembre pasado.
    Por el momento parece que se abrió una grieta en Sundhnúk, al norte de Grindavík, alrededor de las 7:57 de la mañana y ya se está alargando.
    Sundnúkur se encuentra en una cuenca, por lo que no está claro hacia dónde podría fluir la lava.
    La parte oriental de Grindavík quedó sin electricidad.
    Los geo-científicos creen que el magma puede estar ubicado directamente debajo de la ciudad.
    Asimismo, la Laguna Azul de Svartsengi ha evacuado todas sus zonas de operación. Los expertos de la Oficina Meteorológica de Islandia están evaluando la situación en las cercanías de Grindavík a la luz del aumento significativo de la actividad sísmica que se ha producido desde ayer por la tarde.
    La primera ministra islandesa, Katrín Jakobsdóttir, declaró tras el inicio de la nueva erupción volcánica que "la situación es aterradora". "Da miedo ver lo cerca que está de Grindavík la erupción que comenzó esta mañana", dijo, según los medios de prensa islandeses.
    Una fotografía tomada por un fotógrafo de portal de noticias MBL desde un helicóptero de la Guardia Costera muestra claramente la lava acercándose a la ciudad de Grindavík, habitada por pescadores que fueron evacuados en medio de la noche.
    "Este es el escenario que más temíamos: lava cerca de un pueblo. La lava fluye hacia el jardín", informó uno de los residentes que tuvo que abandonar su morada.
    Las imágenes en directo publicadas ya durante la noche por los medios locales muestran chorros de lava brillante de color naranja elevándose contra el oscuro cielo invernal.
    Esta es la quinta erupción volcánica en Islandia en dos años. El país alberga 33 sistemas volcánicos activos, el número más alto de Europa, y se extiende a ambos lados de la Cordillera del Atlántico Medio, una fisura en el fondo del océano que separa las placas tectónicas de Eurasia y América del Norte.
    En una publicación en X, el presidente islandés, Gudni Johannesson, dijo que "no hay vidas en peligro". Mientras que algunas infraestructuras lo están -declaró-. El presidente añadió que el tráfico aéreo no será interrumpido. (ANSA).