Sudamérica honra al café, el oro negro

Del Flat White en Argentina al cafezinho en Brasil

Café, un largo recorrido en la historia para el llamado 'oro negro'
Café, un largo recorrido en la historia para el llamado 'oro negro' (foto: Ansa)
20:49, 01 octNUEVA YORK Por Ariel Ferrero

(ANSA) - NUEVA YORK 1 OCT - El café, bebida energética por excelencia que celebra hoy su Día Internacional, tuvo un amplio desarrollo en Sudamérica, convirtiéndose en cada país parte integral de su cultura.
    Con un largo camino recorrido a través de la historia, desde su aparición en Etiopía, en Sudamerica el café se ha transformado en una de las bebidas más consumidas y alabadas, en cada país con diferentes calidades y cualidades.
    "Calibración y evaluación de la molienda, frescura del café, tipo de grano, y técnicas de cremado y preparación, son algunas de las características a tener en cuenta para saborear un buen café", explicó a ANSA Natasha Barrolleta, Gerente General de Cocu Boulangerie, emblemática pastelería y panadería francesa en Buenos Aires.
    Del tradicional café con leche y medialunas en Argentina al colado de Brasil, normalmente acompañado en los desayunos con tostadas con jamón y queso, o una arepa con un Café negro en Venezuela, cada uno tiene una manera preferida de acompañar la oscura bebida de culto.
    Colombia ofrece 14 variedades de café, una para cada departamento. El primero y mas antiguo testimonio escrito sobre la presencia de la planta en el país sudamericano es del sacerdote jesuita José Gumilla, quien en 1723 la registró en su libro "El Orinoco ilustrado".
    Desde 1927, además, el país cuenta con la existencia de un grupo visionario de productores de café: la Federación Nacional de Cafeteros, donde hoy desempeñan funciones sobre todo las mujeres, pilares de las familias involucradas en la producción.
    En Brasil, el país mas grande de la subregión y el mayor productor y exportador mundial de café, la tradición de esta bebida llegó gracias a un ramo de flores. La leyenda cuenta que, en el siglo XVIII un diplomático portugués trajo como regalo a la esposa de un gobernador un ramo que contenía en su interior algunos granos de café, con la esperanza de seducirla.
    Logró finalmente conquistar su corazón? Esa parte de la historia se desconoce, pero desde ese momento la pasión por el café se ha extendido por todo el país.
    En las cafeterías de Brasil, sin embargo, no se bebe en general un espresso, sino el tradicional "cafezinho", que se bebe cargado y muy caliente, sin leche y con mucha azúcar. Tiene un aroma fuerte y un sabor "duro" o intenso.
    Tan grande es el amor por esta bebida de sabor intenso que, en 2001, también se creó un sello postal con aroma a café.
    En la Argentina, por ejemplo, las raíces italianas impusieron el café en sus diferentes formas, en decenas de cafeterías en Buenos Aires tan clásicas como el tango mismo.
    Del café pequeño, fuerte y con cuerpo que bebían nuestros abuelos, las modas fueron imponiendo cambios, desde los grandes vasos de cartón que llegaron de Estados Unidos con un Café lavado y suave hasta las pequeñas cafeterías de autor, muchas de ellas gerenciadas por colombianos o venezolanos, o las nuevas tiendas que acompañan la bebida con pastelería francesa.
    Hoy la tendencia porteña es el Flat White, "una preparación que resalta la presencia del café, con una ligera capa de micro espuma de leche que permite percibir las notas especiales propias de los granos arabigos", describió Barrolleta, de Cocu Boulangerie.
    Barrolleta explicó que, por ejemplo en Cocu utilizan "un blend de la marca Fuego de Tostadores que fusiona granos arábigos procedentes de Brasil y Colombia".
    "Este blend especialmente creado para la Marca tiene como notas principales cacao, avellanas y praliné, esta última nota es una referencia directa a un emblemático de nuestra pastelería como lo es el paris brest", agrega.
    ¿Tiene Argentina producción propia de café? La respuesta es sí.
    Todo comenzó en la década del 70, cuando la familia Ortiz se sumó a un programa estatal llamado "Salta Café", que buscaba impulsar la plantación de este producto en el país. Aunque a fines de los 90 la producción se detuvo, ellos fueron los primeros argentinos que cultivaron esta infusión en nuestro suelo.
    Otro café reconocido es el de Ecuador. Los primeros cultivos documentados datan de 1830, cuando se plantaron diversos ejemplares de cafetos de la variedad Típica, de café Arábica, en los recintos de Las Maravillas y El Mamey, en la provincia de Manabí. Cien años después, llegó el café Robusta al país.
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en