"Ganar o dejar de existir", brama Netanyahu

Continuos ataques israelíes sobre Gaza. Negocian por rehenes

Ofensiva israelí en Gaza (foto: ANSA)
Ofensiva israelí en Gaza (foto: ANSA)

(ANSA) - TEL AVIV 28 OCT - "Es el momento de la verdad: ganar o dejar de existir", afirmó el premier israelí Benjamin Netanyahu, mientras el ejército israelí afirmaba que "Gaza es un campo de batalla".
    Hamás exige la liberación de los detenidos palestinos a cambio de la liberación de los rehenes israelíes, mientras las sirenas alertaban sobr eel disparo de cohetes desde la Franja en un sábado de infierno, tensión y miedo.
    "La hora de la verdad: ganar o dejar de existir", dijo Netanyahu, en un discurso a la nación. "La guerra dentro de Gaza será dura y larga -añadió-, será nuestra segunda guerra de independencia. Queremos devolver a los asesinos lo que hicieron".
    "Entramos en Gaza de manera reflexiva, preocupados por el destino de nuestros soldados", amplió el premier en su discurso.
    "Entramos en el puesto avanzado de la maldad: nuestro objetivo es derribar a Hamás y recuperar a los rehenes".
    En una reunión con las familias de los raptados, antes de su discurso, el primer ministro aseguró que "seguirá haciendo todos los intentos posibles para traerlos a casa". "Este esfuerzo por traerlos a casa no sólo continúa, sino que crece día a día", afirmó, citado por los medios, y agregó que se probarán "todas las opciones posibles para traerlos a casa".
    "Esto -prosiguió- es parte integrante de los objetivos de la operación, no es retórica".

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en conferencia de prensa en Tel Aviv

 
    En tanto, Hamás afirmó que "se produjeron contactos sobre la cuestión de los prisioneros y existía la posibilidad de llegar a un acuerdo, pero el enemigo se estancó". Así lo afirmó el portavoz de las Brigadas Al Qassam, Abu Oberida, reiterando que "hasta ahora" los bombardeos israelíes en la Franja de Gaza "han matado a 50 prisioneros".
    Hamás exige la liberación de los detenidos palestinos a cambio de la liberación de los rehenes israelíes. "El precio a pagar por el gran número de rehenes enemigos en nuestras manos es vaciar las cárceles de todos los prisioneros palestinos", dijo Abu Obeida, en Telegram.
    La región de la ciudad de Gaza "se ha convertido en un campo de batalla, los refugios en el norte y en toda la gobernación de la ciudad de Gaza no son seguros". Esta es la advertencia lanzada por el ejército israelí a los civiles palestinos a través de folletos, pidiendo a los residentes que "se vayan inmediatamente" hacia el sur.
    "Los objetivos de esta guerra requieren una operación terrestre". Así lo afirmó el jefe del Estado Mayor Herzi Halevi, quien sostuvo que "los mejores soldados están operando ahora en Gaza". "El enemigo tiene muchos centenares de muertos", apuntó.
    Pero Gaza tiene bloqueadas las líneas de teléfono y las conexiones de Internet, por lo que se desconoce por fuentes independientes lo que ocurre. Los periodistas casi no pueden transmitir y el ejército israelí aclaró que no puede garantizar la seguridad de los hombres de prensa. También han perdido contacto con sus representantes en el lugar las ONG de ayuda humanitaria que actúan en la zona palestina.
    Además, están sonaron sirenas de advertencia de cohetes desde Gaza en Tel Aviv y el centro de Israel, según lo comprobó ANSA en el lugar, que comprobó numerosas explosiones en el aire provocadas por la interceptación de cohetes por parte de la Cúpula de Hierro de Israel.
    El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se mostró "sorprendido por una escalada sin precedentes".
    "Alentado por lo que parecía ser un consenso creciente sobre la necesidad de al menos una pausa humanitaria en Medio Oriente, me sorprendió más bien una escalada de bombardeos sin precedentes, que socavaba los objetivos humanitarios", escribió en las redes sociales.
    "Reitero mi llamamiento a un alto el fuego humanitario inmediato, junto con la liberación incondicional de los rehenes y la entrega de ayuda a un nivel que corresponda a las dramáticas necesidades de la población de Gaza, donde se desarrolla ante nuestros ojos una catástrofe humanitaria", afirmó Guterres. (ANSA).