La expresidenta Añez detenida y presa

Afronta causa por presunto golpe de Estado contra Evo Morales

La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Añez llega a La Paz tras ser detenida. Imagen de las redes sociales
La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Añez llega a La Paz tras ser detenida. Imagen de las redes sociales (foto: Ansa)
17:34, 13 marLA PAZ Redacción ANSA

(ANSA) - LA PAZ 13 MAR - La expresidenta interina de Bolivia Jeanine Añez fue apresada en la madrugada del sábado en Trinidad, bajo la acusación de haber sido parte de un golpe de Estado en 2019 contra el entonces mandatario Evo Morales, y trasladada esta mañana a una celda en La Paz y seguramente será interrogada en las próximas horas.
    "Aquí con una aprehensión ilegal, sin previo aviso" fue lo poco que alcanzó a decir Añez a los periodistas que esperaban su llegada a La Paz, tras un vuelo en la que estuvo acompañada por el general de la policía Johnny Aguilera.
    "Como exmandataria tengo una situación particular, pero así es el abuso, así es el atropello. Esta aprehensión es abusiva", musitó, según lo mostró la televisión estatal boliviana.
    Añez se encontraba esta mañana en un calabozo de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), reportaron periódicos locales, entre ellos El Deber y Página Siete La expresidenta fue aprehendida esta madrugada en Trinidad -a unos 600 kilómetros de La Paz- después de una intensa búsqueda por efectivos policiales desde horas de la tarde del viernes.
    "Denuncio ante Bolivia y el mundo, que en un acto de abuso y persecución política, el gobierno del MAS (Movimiento al Socialismo, de Morales y el actual presidente Luis Arce, NDR) me ha mandado arrestar. Me acusan de haber participado en un golpe de Estado que nunca ocurrió. Mis oraciones por Bolivia y por todos los bolivianos", escribió Añez en Twitter.
    "Informo al pueblo boliviano que la señora Jeanine Añez ya fue apresada y en este momento se encuentra en manos de la Policía", reveló pasada la medianoche el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, tambien a través de las redes sociales.
    El viernes se hicieron públicos los mandamientos de detención contra Añez y sus exministros Yerko Núñez (Presidencia), Arturo Murillo (Gobierno), Luis Fernando López (Defensa), Alvaro Coimbra (Justicia) y Rodrigo Guzmán (Energía).
    Y tras esos se activaron operativos de búsqueda.
    Coimbra y Guzmán fueron detenidos y trasladados posteriormente a la ciudad de La Paz para que brinden sus declaraciones a la Fiscalía. No se sabe el paradero de Núñez, mientras Murillo y López están también prófugos y se especula que huyeron a Estados Unidos.
    La causa e investigación judicial por presunto "golpe de Estado" fue abierto por Lidia Patty, exdiputada del MAS, por la renuncia de Evo Morales en noviembre de 2019, acorralado por protestas cívicas, un motín policial y la presión de las Fuerzas Armadas.
    Pero a eso se sumó un polémico informe de la Organización de Estados Americanos (OEA), que alimentó el discurso del fraude en las elecciones del 20 de octubre de ese año, en las cuales Morales ganó sin necesidad de un balotaje con su principal rival, Carlos Mesa.
    Entre los principales acusados en este proceso despuntan Luis Fernando Camacho, exlíder civil de la región de Santa Cruz (este del país ) y ahora virtual gobernador de ese estado, y su padre. Incluso Camacho reveló que su progenitor "acordó" con militares y policías para que no defiendan al gobierno de Morales.
    Por esta razón, hay también mandamientos de detenciión para los excomandantes militares Williams Kaliman y Sergio Orellana, y el excomandante policial Yuri Calderón. El viernes fue enviado a la cárcel, por seis meses, Flavio Arce, exjefe del Estado Mayor. En su denuncia, Patty sostuvo que Camacho, Añez, varios exministros, exmilitares, expolicías y civiles, habían promovido el derrocamiento de Morales en noviembre de 2019, tras 14 años en el poder.
    Añez llegó al poder luego de la renuncia forzada de Morales en noviembre de 2019 en medio de protestas, después de que las elecciones fueran consideradas fraudulentas, y ejerció el Gobierno hasta noviembre de 2020 tras la asunción del actual mandatario, Arce.
    El caso de "terrorismo y sedición" fue presentado por sectores afines al MAS, que aseveran que la salida de Morales en 2019 fue propiciada por un golpe de Estado en medio de acusaciones de fraude electoral.
    Anoche, la Asamblea de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) llamó a defender a los exjefes militares y policiales que participaron de las movidas contra Morales y ahora enfrentan procesos penales por genocidio y otros delitos.
    "La APDHB convoca a todos los defensores y defensoras de derechos humanos y toda la sociedad civil a elevar nuestro grito por la defensa en favor de la Policía y las Fuerzas Armadas", señaló la presidenta de esa organización, Amparo Carvajal, en un comunicado.
    La Defensoría del Pueblo replicó con la publicación de un informe sobre las masacres de Sacaba y Senkata, donde murieron cerca de 30 personas, en el que concluye que el gobierno de Añez cometió delitos de lesa humanidad al haber incurrido en "asesinatos de forma sistemática en contra de la población civil". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA