"Menos consumo, más inclusión"

"Ningún beneficio legítimo si no cuida la casa común", dijo el papa Francisco

El Papa, hoy, con los participantes de la consultora Deloitte Global
El Papa, hoy, con los participantes de la consultora Deloitte Global (foto: ANSA)
17:56, 22 sepCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 22 SET - "Ningún beneficio es legítimo cuando no contempla el horizonte de la promoción integral de la persona humana, el destino universal de los bienes y la opción preferencial por los pobres, y añadimos: el cuidado de nuestra casa común".
    Así afirmó hoy el Papa Francisco al recibir hoy en audiencia en el Aula Pablo VI del Vaticano a los participantes en la reunión de la consultora Deloitte Global.
    "Hoy el mundo sufre el empeoramiento de las condiciones ambientales; muchas poblaciones o grupos sociales viven indignamente en materia de alimentación, salud, educación y otros derechos fundamentales. La humanidad está globalizada e interconectada, pero la pobreza, la injusticia y las desigualdades permanecen", subrayó el Pontífice.
    Por eso, Francisco recomendó a los profesionales de la consultora "encaminar sus análisis y sus propuestas hacia opciones coherentes con el paradigma de la ecología integral".
    "Una buena pregunta que hacerse para evaluar qué funciona y qué no sería: ¿qué mundo queremos dejar para nuestros hijos y nietos?. Se trata de evaluar los efectos directos e indirectos de las decisiones, el impacto en los negocios, pero antes en las comunidades, en las personas, en el medio ambiente", explicó.
    El Papa recordó que "en los últimos quince años el mundo ha atravesado graves y continuas crisis. No habíamos terminado de afrontar la crisis financiera de 2007 que tuvimos que afrontar la de la deuda soberana, luego la pandemia, y luego la guerra en Ucrania con consecuencias y amenazas globales".
    "Mientras tanto, agregó, el planeta siguió sufriendo los efectos del cambio climático, se seguían librando guerras crueles y encubiertas en diversas regiones, decenas de millones de personas seguían siendo forzadas a migrar de sus tierras".
    En todos estos años, sostuvo Francisco, "mientras una parte de los hombres y mujeres mejoraron su vida cotidiana, otra parte sufrió las consecuencias de decisiones tomadas sin escrúpulos y se convirtió en víctimas de una suerte de 'contradesarrollo'".
    "En este contexto difícil e incierto", advirtió el Pontífice, los analistas de las consultoras como los que hoy recibió "pueden hacer mucho. Pueden plantear sus análisis y propuestas según una mirada y una visión integral: trabajo digno para las personas, cuidado de la casa común, valor económico y social, impacto positivo en las comunidades, que son realidades conectadas".
    Por eso es necesario "reconocer la vigencia de las estrategias económicas que apunten ante todo a la calidad de vida global, incluso antes del aumento indiscriminado de las ganancias, a un bienestar que, si ha de serlo, sea siempre integral, de toda la persona y de todos los hombres".
    El objetivo indicado por el Pontífice es "construir ese puente necesario entre el paradigma económico actual, basado en el consumo excesivo y que vive su última fase, con el paradigma emergente, un paradigma estructurado sobre la inclusión, la sobriedad, el cuidado y el bienestar". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en