Contra el trabajo infantil y "en negro"

El Papa  resaltó que los niños son obligados a trabajar en edad en la que deberían jugar
El Papa resaltó que los niños son obligados a trabajar en edad en la que deberían jugar (foto: ANSA)
13:00, 12 eneCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

El papa Francisco dedicó hoy, en la audiencia general, un pensamiento a todos los trabajadores que realizan tareas "duras" y a aquellos que son explotados con el "trabajo en negro".

    Se refirió a quienes "hacen trabajos duros en las minas y en ciertas fábricas"; a quienes son explotados con el "trabajo en negro", a las víctimas del trabajo, que sufren accidentes en el lugar donde se desempeñan, a los niños que son obligados a trabajar y a aquellos pobres que hurgan en los vertederos para buscar "algo útil para intercambiar".

   El Pontífice hizo estas declaraciones en la audiencia general, durante la catequesis sobre San José, centrada hoy en su ser carpintero, obrero.

    El Papa puso énfasis en el flagelo del trabajo ilegal: "Dan salarios de contrabando, sin pensión, sin nada", "hoy hay trabajo ilegal, y mucho".
    Sobre el trabajo infantil, Jorge Bergoglio dijo que ver trabajar a los niños "es terrible".

    "En la edad del juego, son obligados a trabajar como adultos", señaló.
    Estas personas están privadas de "dignidad, pensemos en estos hermanos, y esto está pasando en el mundo de hoy", subrayó.
    Además, el Santo Padre recordó a las personas que están sin trabajo, a las que "van a tocar las puertas de las fábricas, de las empresas" buscando algo para hacer y se les dice que "no hay nada".

    El Papa indicó que "lo que da dignidad es ganar el pan, y si nosotros no damos a nuestra gente, a los hombres y mujeres la capacidad de ganarse el pan, esta es una injusticia social, en aquel lugar, en aquel país, en aquel continente".

    Francisco lamentó que "muchos jóvenes, muchos padres y muchas madres viven el drama de no tener un trabajo que les permita vivir serenamente. Viven al día. Y muchas veces la búsqueda se vuelve tan dramática que los lleva hasta el punto de perder toda esperanza y deseo de vida".
    En esta línea, resaltó que "el trabajo es un componente esencial en la vida humana, y también en el camino de santificación", ya que "trabajar no solo sirve para conseguir el sustento adecuado: es también un lugar en el que nos experimentamos a nosotros mismos, nos sentimos útiles, y aprendemos la gran lección de la concreción, que ayuda a que la vida espiritual no se convierta en espiritualismo".
    "En estos tiempos de pandemia, muchas personas han perdido el trabajo. Y algunos, aplastados por un peso insoportable, han llegado al punto de quitarse la vida. Quisiera hoy recordar a cada uno de ellos y a sus familias. Hagamos un instante de silencio recordando aquellos hombres, aquellas mujeres, desesperados porque no encuentran trabajo", pidió el Papa.
    Finalmente, Francisco alentó a preguntarnos "qué podemos hacer para recuperar el valor del trabajo; y qué contribución, como Iglesia, podemos dar para que este sea rescatado de la lógica del mero beneficio y pueda ser vivido como derecho y deber fundamental de la persona, que expresa e incrementa su dignidad". (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en