El fútbol como integración

"Sueños de los niños no pueden chocar contra nuestras barreras", afirma Francisco

Francisco promueve al fútbol y al deporte como lazos de integración y hermandad
Francisco promueve al fútbol y al deporte como lazos de integración y hermandad (foto: ANSA)
12:58, 20 novCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 20 NOV - "El evento deportivo que animarán tiene una gran trascendencia: indica que el camino a la convivencia pacífica es la integración y la base es la educación de los niños", afirmó Francisco ante los participantes en el amistoso de fútbol de este domingo, entre la Organización Mundial Rom y el equipo del papa Hermanos Todos.
    "Queridos amigos gitanos, sé que en Croacia están dando vida a muchas iniciativas deportivas de inclusión, para ayuda mutua, comprensión y amistad. Es un signo de esperanza. Porque los grandes sueños de los niños no pueden chocar con nuestras barreras. Todos los niños tienen derecho a crecer juntos sin obstáculos y sin discriminación", añadió el Sumo Pontífice.
    El partido amistoso, organizado por el Pontificio Consejo para la Cultura, se jugará mañana por la tarde en el Centro de Formación Lazio en Formello.
    En esta ocasión, se recaudarán fondos para apoyar el proyecto "Un fútbol a la exclusión", impulsado por la Diócesis de Roma para fomentar la inclusión de la población gitana y las personas más vulnerables.
    Los participantes estuvieron hoy presente en la audiencia del Papa en la Sala Clementina, además del presidente del Dicasterio Vaticano, cardenal Gianfranco Ravasi, también el presidente del club Lazio, Claudio Lotito, y Marco Tardelli como entrenador del Equipo del Papa y el capitán de Lazio, Ciro Immobile, que será el árbitro.
    "El deporte es un lugar de encuentro e igualdad, y puede construir comunidades a través de puentes de amistad", subrayó Francesco, quien dijo que "acogió con alegría la propuesta de la Organización Mundial Rom de jugar un partido de fútbol con un 'equipo del Papa'", que "no son los cardenales, sino una formación del Vaticano".
    De hecho, ha observado Francisco, "el equipo con el que mañana -y no 'contra - jugarán representa un estilo de pasión deportiva vivida con solidaridad y gratuidad, con espíritu amateur e integrador".
    "Jugarán juntos -explicó- con algunos guardias suizos, con sacerdotes que trabajan en las oficinas de la Curia romana, con empleados del Vaticano y con algunos de sus hijos".
    En el terreno de juego -con la camiseta con la inscripción "Todos los hermanos"- "también habrá un joven futbolista con síndrome de Down, perteneciente a Special Olympics, y también tres migrantes", detalló el Papa.
    Estos últimos, "tras un camino marcado por el abuso y la violencia, que los vio pasar por el campo griego de Lesbos y luego a Italia, fueron acogidos por la Comunidad de Sant'Egidio y están viviendo una experiencia de integración", añadió.
    "Gracias a todos por aceptar formar parte del Equipo del Papa", exclamó Francisco, y agregó que "es un equipo donde no hay barreras y que hace que la inclusión sea algo normal".
    "Queridos amigos gitanos, conozco bien vuestra historia, vuestra realidad, vuestros miedos y vuestras esperanzas", añadió luego, animando "con especial cariño al proyecto de 'Un fútbol a la exclusión', puesto en marcha por la Diócesis de Roma, para que este partido no se quede aislado".
    Francisco recordó su visita a la comunidad rom el pasado 14 de septiembre en Kosice, Eslovaquia. "Los invité a pasar del prejuicio al diálogo, del cierre a la integración", dijo.
    "Luego de escuchar los testimonios de algunos miembros de la comunidad -historias de dolor, redención y esperanza-, recordé a todos que 'ser Iglesia es vivir como convocado por Dios, es sentirse dueños de la vida, ser parte del mismo equipo'. Utilicé precisamente estas expresiones, tomadas del lenguaje del fútbol, ;;y que también encajan muy bien con el significado de su juego", acotó.
    "Demasiadas veces, le dije al pueblo gitano de Kosice, los gitanos han sido 'objeto de prejuicios y juicios despiadados, de estereotipos discriminatorios, de palabras y gestos difamatorios. Con esto, todos nos hemos vuelto más pobres en humanidad'", completó el Jefe de la Iglesia Católica.
    El Papa concluyó deseando "un buen partido". "No importa quién marque más goles, porque juntos marcarán el gol decisivo, el gol que deja ganar la esperanza y que pateará a la exclusión", cerró. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en