Francisco regula las misas de rito antiguo

Preocupado por rechazo al Concilio Vaticano II

Misa en el Vaticano
Misa en el Vaticano (foto: ANSA)
11:24, 16 julCIUDAD DEL VATICANORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DEL VATICANO, 16 LUG - El papa Francisco publicó un Motu Proprio que modifica las normas de la celebración de misa con rito antiguo, según la liturgia precedente al último Concilio.
    Serán los obispos los responsables de las disposiciones. Las misas en latín y con el sacerdote mirando hacia el altar, en todo caso, ya no se podrán celebrar en las iglesias parroquiales.
    Es "una situación que me duele y preocupa", dijo el papa en una carta a los obispos del mundo, subrayando que "el intento pastoral de mis predecesores" tendiente al "deseo de unidad" fue "a menudo gravemente desatendido".
    Por eso mismo pidió a los obispos mayor responsabilidad y vigilancia sobre quienes piden celebrar la misa según el rito antiguo.
    El objetivo de mantener unidas las varias "almas" de la Iglesia, entre tradicionalistas (sobre todo los seguidores de Marcel Lefebvre) y progresistas, ha fracasado sustancialmente.
    La misa antigua era "una posibilidad ofrecida por San Juan Pablo II y con mayor aún magnanimidad por Benedicto XVI, con el fin de recomponer la unidad del cuerpo eclesial en el respeto a las varias sensibilidades litúrgicas", subrayó Francisco en la carta a los obispos del mundo.
    Pero en lugar de eso "fue usada para aumentar las distancias, endurecer las diferencias, construir contraposiciones que hieren a la Iglesia y frenan su camino, exponiéndola al riesgo de divisiones", Jorge Bergoglio apunta también contra quienes cometen auténticos "abusos" en las celebraciones.
    "Al igual que Benedicto XVI, también yo estigmatizo que en muchos lugares -subrayó Francisco- no se celebren de modo fiel a las prescripciones del nuevo misal, sino que incluso se lo entienda como una autorización o hasta una obligación a la creatividad, que a menudo lleva a deformaciones más allá del límite de lo soportable".
    Con el Motu Proprio "Traditionis custodes" la responsabilidad de regular la celebración según el rito preconciliar vuelve al obispo: "es su exclusiva competencia autorizar el uso del Missale Romanum de 1962 en la diócesis".
    El obispo deberá determinar que grupos que ya celebran con el misal antiguo "no excluyan la validez y la legitimidad de la reforma litúrgica, de los dictados del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Sumos Pontífices".
    Las misas con ritual antiguo ya no se realizarán en las iglesias parroquiales, sino que el obispo establecerá la iglesia y el día de las celebraciones. Las lecturas deberán ser "en lengua vernácula", y el celebrante será un sacerdote delegado por el obispo.
    En la carta a los obispos donde explica las motivaciones de las nuevas normas, Francisco subraya un "uso instrumental del Missale Romanum de 1962, cada vez más caracterizado por un rechazo creciente no solo de la reforma litúrgica, sino del Concilio Vaticano II, con la afirmación infundada e insostenible de que traicionó a la tradición y la 'verdadera Iglesia'".
    (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en