Los tanques Terminator, la última carta de Putin

Despliega también letales carros armados para batallas urbanas

Los tanques Terminator, la última carta de Putin
Los tanques Terminator, la última carta de Putin (foto: ANSA)
21:01, 22 mayROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 22 MAG - Primero los delfines de guerra, luego los rayos láser y ahora los Terminators: el presidente ruso, Vladimir Putin, no escatima en gastos y lanza en la puja de la guerra ucraniana uno de los tanques de última generación más célebres de Moscú.
    Sin embargo, corre el riesgo, advierten los expertos, de dar un golpe fatal a la ya atribulada industria bélica rusa.
    El Terminator fue desplegado en la Batalla de Severodonetsk: es el escenario de acción para el cual fue diseñado este monstruo blindado, los combates urbanos.
    Esto se debe a que después de la experiencia de la Batalla de Grozny de 1993-94 en Chechenia, donde los tanques fueron diezmados con lanzamientos de cohetes por pequeños grupos de milicianos escondidos en cada casa, Moscú decidió iniciar la producción de un tanque para apoyar a la infantería y preparar el avance de los carros de combate.
    El Terminator es un arma letal: monta dos ametralladoras pesadas en la torreta que pueden disparar diferentes tipos de balas, más otra 'tradicional', y 4 tubos lanzacohetes antitanque.
    Sin embargo, su punto fuerte contra la infantería es su blindaje, impenetrable para muchos cohetes. Es tan avanzado que el comandante recibe la información diversa en tiempo real en una pantalla de televisión. Pero también es muy caro, y el presupuesto estimado es de solo 10 vehículos.
    La llegada del Terminator no cancela la situación en algunos aspectos desastrosa que se registra en el campo: Rusia, según fuentes de inteligencia occidentales, tiene una capacidad de producción anual de unos 250 tanques.
    En tres meses de guerra, con al menos 500 tanques destruidos por las fuerzas ucranianas, ya habría perdido dos años de producción. Y el monstruo blindado ruso por excelencia, el T-14 Armata -que sería invisible al radar- aún no ha hecho su debut en la guerra.
    De estos, Moscú solo tendría alrededor de un centenar a su disposición.
    El otro vehículo invisible es el caza furtivo T-50, el Sukhoi Su-57, que según la televisión estatal rusa "ya está operativo" en Ucrania pero que, por definición, "no se ve".
    La empresa que produce los Terminator y los T-14, Uralvagonzavod, paga el precio de las sanciones y a fines de marzo anunció que debía iniciar los despidos.
    Según fuentes internas, las sanciones han puesto en dificultades a la empresa "también en cuanto al suministro de componentes", que en su mayoría proceden del extranjero, sobre todo de alta tecnología.
    El otro gigante de la producción bélica rusa, Almaz-Antey, también sufre dificultades para recibir pagos y no habría podido cobrar ya más de 1.000 millones de dólares en pedidos.
    No obstante, comenzó la producción en serie del S-500 Prometheus, los sistemas de defensa antimisiles y antiaéreos, que según Moscú ya fueron entregados a las fuerzas rusas. ¿Pero a qué precio? (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en