Alemania condena al torturador de Assad

Sentencia a Anwar Raslan, acusado de muertes y 4 mil tormentos en prisión

Primer condenado por los tormentos del régimen de Bashar Al Assad. Sentencia en Alemania
Primer condenado por los tormentos del régimen de Bashar Al Assad. Sentencia en Alemania (foto: ANSA)
15:58, 13 eneBERLINRedacción ANSA

(ANSA) - BERLIN, 13 GEN - Anwar Raslan, ex coronel de los servicios de inteligencia sirios con un papel destacado en la represión contra la disidencia política bajo el régimen del presidente Bashar al-Assad, acusado de la muerte de muchos presos y miles de casos de tortura, fue condenado a cadena perpetua en Alemania por crímenes contra la humanidad.
    El Tribunal Supremo Regional de Coblenza se ha pronunciado al final de un juicio que ha durado casi dos años, definido por muchos como "político" y que se basa en el principio, aplicado por la justicia alemana, de jurisdicción universal.
    Raslan, de 58 años, fue arrestado en Berlín en 2019 y era un "refugiado político".
    El juicio, que concluyó hoy y comenzó en abril de 2020 en Coblenza, se llevó a cabo en 108 audiencias e involucró la presencia de más de 80 testigos, numerosas víctimas de tortura y partes civiles de organizaciones no gubernamentales.
    Según el tribunal de Coblenza, el convicto Raslan cometió delitos entre 2011 y 2012 mientras cumplía su misión en el infame departamento 251 de Damasco, una prisión de los servicios secretos sirios conocida por la brutalidad de sus procedimientos.
    El condenado fue considerado responsable de la tortura de al menos 4.000 personas.
    Raslan, nacido en la provincia meridional siria de Homs, comenzó su carrera en los servicios secretos en 1993 y en 2008 empezó a trabajar en el Departamento 251, de acuerdo con información revelada durante su juicio y recogida por Human Rights Watch (HRW).
    Para comienzos de 2011, poco antes del inicio de la revuelta popular contra Asad, había ascendido a jefe de Interrogaciones en un centro espeluznante conocido como Sección Al Khatib, donde se cree que tuvieron lugar los 4.000 casos de tortura y 58 asesinatos bajo su mando.
    Aunque el excoronel desertó y huyó de Siria en 2012, año en el que las protestas masivas contra el Gobierno comenzaron a dar paso a un conflicto armado que continúa en marcha una década más tarde, la justicia le encontró por casualidad años más tarde en un continente diferente, de acuerdo con HRW.
    Su huida inicial a la vecina Jordania le llevó más tarde a territorio alemán, donde consiguió residencia legal tras haberse unido a las filas de la oposición siria, pero hace seis años cometió sin darse cuenta un error que le costó la libertad.
    Sospechaba que hombres de Asad le estaban siguiendo y decidió presentar una queja en una comisaría de Berlín, lo que dio a las autoridades alemanas las primeras pistas sobre su pasado y llevaron a plasmar el primer juicio internacional contra crímenes gestados por el gobierno de Damasco. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en