Carrera contra reloj por los mineros

Se agota límite de 72 horas para sacar con vida a 10 operarios

Los equipos de rescate frente a la mina de carbón en Sabina, México
Los equipos de rescate frente a la mina de carbón en Sabina, México (foto: ANSA)
16:57, 05 agoCIUDAD DE MEXICOPor Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 05 AGO - Los cientos de rescatistas movilizados en la entrada de una mina de carbón de Coahuila, norte de México, se enfrascaban hoy en una frenética carrera contra el tiempo mientras se agota el límite de 72 horas calculado para sacar con vida a 10 trabajadores atrapados en un derrumbe a 60 metros de profundidad.
    El accidente ocurrió el pasado miércoles, por lo que hoy se cumple la tercera jornada de labores de auxilio de los operarios del socavón artesanal en Agujita, municipio de Sabinas, cuya salida se vio obstruida de pronto por el colapso de una pared de un viejo pozo de agua que comunicaba con otros dos túneles verticales donde se explota el mineral.
    El episodio ocurrió en la mayor cuenca carbonífera del país, en la misma zona donde ocurrió en febrero de 2006 la peor tragedia minera en la historia del país, cuando una explosión por acumulación de gas metano colapsó varios túneles en la explotación Pasta de Conchos, causando la muerte de 65 trabajadores.
    A pesar de que poderosas bombas extractoras de agua no han logrado reducir más que mínimamente el nivel de agua de 34 a 30 metros de los tres túneles, los responsables del rescate ahora comenzaron a construir una estructura que pretende servir de dique para evitar que un río cercano alimente los conductos subterráneos dificultando la operación.
    El ministerio de Defensa Nacional informó que se realizan perforaciones en la mina, llamada "El Pinabete", para colocar la cortina pues la reducción del nivel del agua es indispensable para poder acceder a la zona donde estarían confinados los mineros, pues disminuir el nivel de agua es la premisa indispensable para poder acceder a la mina.
    Hasta ahora ni siquiera un equipo de buzos altamente especializados del Ejército ha podido ingresar para poder buscar a las víctimas, debido a las condiciones imperantes.
    Hasta ahora se realizaron "dos perforaciones que permitirán colocar una cortina para evitar que siga llegando más agua a los pozos donde está el accidente" que se agregarán a otras dos lo que permitirá asegurar que baje el nivel del agua, dijo el general Agustín Radilla, viceministro de la Defensa.
    Las bombas han permitido hasta ahora extraer 60 litros de agua por segundo, lo cual todavía es a todas luces insuficiente.
    La Coordinadora Nacional de Protección Civil, Laura Velázquez, dijo que "la prioridad es bloquear el ingreso de agua a los tres pozos interconectados, además de incrementar la extracción de agua mediante 19 bombas".
    Los pozos de carbón donde ocurrió el accidente se ubican a 350 metros del Río Sabinas, y a 370 metros de la mina abandonada "Conchas Norte", de donde se presume, está ingresando agua a los pozos y en la cual se realizó una perforación para colocar el dique que impida el ingreso de más agua.
    "Resulta indispensable reducir el espejo de agua para estar en condiciones de permitir el ingreso del personal especializado en búsqueda y rescate", explicó Velázquez.
    Mientras tanto los familiares de los mineros reunidos detrás de una valla demarcatoria en la zona de rescate custodiada por el Ejército exigieron a las autoridades "información clara" y una explicación sobre por qué hasta ahora no han podido ingresar seis buzos de las Fuerzas Especiales del Ejército y 30 militares especialistas en rescate.
    "No perdamos la fe", señaló hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador luego de escuchar los últimos informes de sus colaboradores sobre el rescate de los mineros, y volvió a calificar de "lamentable" el accidente.
    El mandatario manifestó "de nuevo nuestra solidaridad, nuestro abrazo a los familiares" y les pidió mantener la confianza en que pronto verán de nuevo a sus seres queridos.
    Al menos 2000 elementos de rescate, entre voluntarios, especialistas del Ejército, de la Guardia Nacional y de personal de otros cuerpos de seguridad, participan en las labores de auxilio, que se realizan en una zona semidesértica y hasta a 40 grados centígrados de temperatura.
    Entre algunos de los familiares comienza a cundir la desesperación y el enojo por el accidente en esta región, que volvió a poner en la mesa las condiciones irregulares e inseguras en que operan numerosas minas artesanales. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en