Crimen y muerte irrumpen en una Iglesia

En central estado de Zacatecas, violencia se extiende al templo

Crimen y violencia desbordados en México. Balacera y muerte en una iglesia
Crimen y violencia desbordados en México. Balacera y muerte en una iglesia (foto: ANSA)
13:40, 21 mayCIUDAD DE MEXICOPor Marcos Romero

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 21 MAG - Caleb, un niño de 2 años, fue asesinado con armas de alto poder por hombres armados dentro de una iglesia católica de la ciudad de Fresnillo, estado central de Zacatecas, durante una incursión donde también fue muerto un hombre adulto en el atrio cuando era perseguido.
    Además, otra persona resultó herida de gravedad durante este episodio, que pinta con elocuencia la gravedad que alcanza la inseguridad en Zacatecas, uno de los estados teñidos de rojo en el mapa de la violencia que azota al país desde hace más de 15 años por la guerra que mantiene el gobierno con las bandas delincuenciales.
    La irrupción de civiles provistos de armas de alto poder a bordo de una motocicleta ocurrió en plena misa, generando gritos y exclamaciones de terror, mientras los atemorizados fieles trataban de refugiarse bajo las bancas y altares.
    De acuerdo con las autoridades, el caso ocurre en medio de una disputa sin cuartel entre el Cártel Jalisco Nueva Generación y el de Sinaloa en este estado minero, tradicional expulsor de migrantes a Estados Unidos, donde el pasado 6 de febrero al menos 18 personas fueron asesinadas, 10 de ellas en Fresnillo.
    Según relataron testigos a medios informativos locales, al menos dos "sicarios" perseguían frenéticamente la noche del jueves a un hombre que se refugió dentro del templo de la Virgen de Guadalupe, en pleno centro de Fresnillo, pero en medio de la confusión dispararon y mataron a un niño que vendía flores junto con su abuela.
    Posteriormente, los criminales ubicaron a su víctima, identificada sólo como Alejandro, de 18 años, en la explanada del exterior del templo y le dispararon pero las balas alcanzaron a otra persona cuyo nombre no fue dado a conocer.
    El hombre resultó gravemente herido y conducido con la otra persona a un hospital donde falleció la madrugada del viernes.
    El caso, que ilustra cómo la violencia en México se extiende ya a los propios templos religiosos y prácticamente ya no hay un solo lugar seguro para refugiarse de la delincuencia, provocó una gran conmoción en Fresnillo en particular, y en Zacatecas y el país entero en general.
    Personas de todas las clases sociales, edades y géneros acudieron a la la explanada del tempo de Guadalupe para encender veladoras (candelas), elevar plegarias y formar una cruz afuera de la iglesia, para demostrar su duelo y su indignación por este hecho, que rebasó todos los límites.
    Algunas personas colocaron juguetes y osos de felpa con algunos globos en un pequeño altar dedicado al pequeño Caleb, mientras otras personas clamaron por justicia y gritaron "basta de tanta muerte".
    Las primeras páginas de los diarios de Zacatecas publicaron el viernes y hoy mismo las fotos donde se observa la cruz de luces y el hombre herido sobre un charco de sangre en el atrio de la iglesia.
    Ante la muerte de Caleb, muerto cuando intentaba depositar una ofrenda de flores a la Virgen María acompañado de su abuela, el sacerdote Antonio Soto, rector del Santuario del Santo Niño de Atocha, dijo que este hecho "es la prueba más clara de la pérdida de valores y de todo respeto humano, donde la vida pareciera que ya no vale nada".
    Por su parte, el gobernador de Zacatecas David Monreal, lamentó los hechos y prometió que habrá justicia y manifestó su "solidaridad y cariño" con los familiares de las víctimas que "en estos momentos atraviesan por un momento doloroso".
    En tanto, el fiscal general, Francisco Murillo, anunció que se abrió una investigación, condenó los asesinatos y dio a conocer "un despliegue operativo de todas las fuerzas de seguridad para encontrar a los responsables", pero hasta ahora no se ha informado de ninguna persona detenida.
    En las redes sociales, los ciudadanos reprocharon a las autoridades la inseguridad rampante y desbocada que privó la vida de una persona "inocente que apenas comenzaba a vivir".
    "Causa una gran impotencia ver morir a un niño y no poder ayudarlo. Es triste y desesperante ver a todos los niños que estaban en la iglesia asustados y aterrados por lo que estaba pasando", escribió un usuario.
    La Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) informó hace poco que el homicidio doloso contra niños y adolescentes aumentó un 33% en Zacatecas, que ocupa el tercer lugar nacional con mayor número de personas asesinadas de entre cero a 17 años. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en