Diseñador indígena mexicano triunfa en la moda

De los campos de cultivo a las pasarelas, seduce con sus diseños

Alberto López, diseñador mexicano
Alberto López, diseñador mexicano (foto: Ansa)
18:07, 23 agoROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA, 23 AGO - El diseñador indígena mexicano Alberto López, que creció en la espesura de la selva del estado de Chiapas, sureste de México, comienza a triunfar en el mundo de la moda y el arte textil después de años de "picar piedra" literalmente, pues también se dedicó de niño y adolescente a cultivar la tierra. "Tejedor de sueños". como lo calificaron críticos mexicanos, el tzotzil de 32 años tuvo que librar una doble lucha para sobresalir en la vida, primero contra los prejuicios de su comunidad, que considera el oficio de tejer propio de mujeres y lo tachaban de "afeminado", y luego contra el resto de la gente que lo discriminaba por su raza. Sin embargo, contra viento y marea logró conquistar el mundo del arte y la moda después de que por muchos años solo se dedicó a cultivar maíz, frijol y café, para ayudar a su familia.
    Es así que, al cumplir 25 años, comenzó a innovar en los diseños tradicionales de su comunidad, a pesar de que era objeto de rechazo y burlas. "Me decían que no teníamos derecho, que los hombres no se podían dedicar a tejer y que solo podían trabajar en el campo.
    Me costó mucho salir adelante, me criticaban y me juzgaban. Pasé cerca de cuatro meses escondido en casa trabajando", señaló. Con sus diseños de huipiles, una especie de túnicas multicolores, faldas y vestidos con brocados típicos, así como rebozos (chales) con tejidos verticales, Alberto logró llamar la atención y comenzó a vender en San Cristóbal de las Casas, la ciudad más importante de la zona donde en enero de 1994 se alzó en armas la guerrilla zapatista. Alberto creó su propia línea de ropa tradicional llamada 'K'uxul Pok', que significa "prenda viva", en tzotzil, y actualmente coordina una red de más de 150 tejedoras que se dedican a realizar no solo vestidos y trajes, sino también bolsos, carteras, fundas de almohadas, sábanas, frazadas y cortinas con fibras naturales. Cinco años después de comenzar su labor como diseñador de prendas al estilo de las creaciones enseñadas de generación en generación mediante la tradición oral, su trabajo apareció en un cortometraje de la Red Alemana para los Derechos Humanos en México. Después fue invitado al American Indian Fashion Through the Feathers 2020, en Nueva York, y a la México Conference 2020, de la Universidad de Harvard, junto con la actriz indígena mexicana Yalitza Aparicio, de 26 años, nominada al Oscar por su papel en la película Roma, dirigida por su compatriota Alfonso Cuarón. Alberto ahora se dispone a montar exposiciones de moda en museos de Canadá y Estados Unidos y planea colaborar con diseñadores reconocidos. "No son simples prendas, nosotros tratamos de plasmar nuestras historias en cada tejido, pretendemos dejar nuestra huella en cada lienzo. Hay brocados que simbolizan el sol, los puntos cardinales y las deidades", asegura. Las confecciones de Alberto López se realizan con telares antiguos, usados sobre todo por mujeres de culturas indígenas para crear la tela misma a partir de los hilos. "Para elaborar un huipil puedes tardar de seis a ocho meses y mis compañeras hacen un gran trabajo con eso. Mi objetivo es darles visibilidad a ellas y ayudarnos mutuamente en estos tiempos tan difíciles", expone. López ha sido reconocido en la Cámara de Diputados por su labor y su imagen aparece en el libro de texto de tercer grado de los estudiantes en Chiapas. De este modo, se ha convertido en un vocero de las comunidades indígenas de Chiapas y México, y en un defensor de sus hermanos contra el racismo. Su trabajo también ayuda a afrontar el problema de los plagios de las grandes marcas y diseñadores internacionales y a reforzar la lucha por patentar las creaciones indígenas de huipiles, rebozos, tejidos y brocados. "Tratamos de dar a conocer nuestras creaciones y patentarlas, porque al final, nosotros somos creadores, somos artesanos y lo que hacemos es patrimonio cultural", señaló en una entrevista reciente, al pedir al ministerio de Cultura apoyo y asesoría para "registrar nuestra marca". "Tenemos el derecho de defendernos y de reclamar el plagio en el que incurren algunos diseñadores y todo aquel que no da el crédito a nuestro trabajo", afirmó. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en