El narcotráfico detrás de la matanza

Asesinato de 28 reos ocurrió en medio de ritual a Santa Muerte

Violencia y muerte en el penal de Acapulco: 28 reos masacrados aparentemente en una sangrienta puja de cárteles de la droga.
Violencia y muerte en el penal de Acapulco: 28 reos masacrados aparentemente en una sangrienta puja de cárteles de la droga. (foto: ANSA)
15:44, 08 julCIUDAD DE MEXICORedacción ANSA

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 8 JUL - La matanza de 28 reos en una prisión de Acapulco fue atribuida al cártel Independiente de Acapulco, que buscó cobrar venganza con reos que pertenecían a su acérrimo rival, La Barredora, de acuerdo con las primeras pesquisas de las autoridades.
    Poco a poco comienzan a surgir los detalles escabrosos de este episodio sangriento ocurrido el jueves antes del amanecer que no sólo puso al desnudo la crisis carcelaria que afecta a México, sino también el grado de extremo de crueldad que suele enmarcar la disputa entre bandas criminales en el país.
    Además, exhibió la degradación cada vez mayor que está viviendo, a causa de la violencia, el legendario centro veraniego de Acapulco, en el pasado una especie de imán del turismo internacional debido a que posee una de las más bellas bahías de América Latina, comparada con la de Río de Janeiro.
    Concretamente, fueron señalados como autores intelectuales de los asesinatos Manuel García "El Meño" y Oscar Silva, jefes del Cártel Independiente de Acapulco.
    De acuerdo con las primeras investigaciones, las víctimas fueron asesinadas en medio de un ritual de la Santa Muerte, que no es reconocido por la Iglesia católica. Suele ser representada por una efigie en forma de osamenta humana a la que se le atavía con fastuosos ropajes y ricos ornamentos y se le colocan ofrendas.
    Se trata de una confesión que cada vez gana más adeptos sobre todo entre miembros del crimen organizado, a la que le encomiendan sus vidas y le piden que les ayude a perpetrar venganzas y deshacerse de sus enemigos.
    "Ubicamos perfectamente quienes lo hicieron. Hay una investigación donde tres custodios facilitaron" a los asesinos la apertura de las puertas donde se hallaban sus enemigos, dijo el gobernador del estado de Guerrero, Héctor Astudillo.
    De hecho, hay versiones de que dentro de la cárcel había armas y artefactos explosivos que se encuentran ocultos en las áreas de carpintería y sastrería.
    Los asesinos actuaron con saña y sin ninguna piedad pues no sólo dispararon contra algunos prisioneros, sino que decapitaron a cinco de los 28 y también les provocaron mutilaciones.
    Ayer, dos grandes pancartas fueron colocadas en zonas céntricas de Acapulco donde se alude a la masacre, en una de las cuales se acusa a "El Meño" de haberla ordenada y está firmado por La Barredora.
    Los familiares de los internos recibieron sus cuerpos ayer y de inmediato los velaron y enterraron, pero no sin temor, pues en una de las exequias hombres armados dispararon al aire al momento en que una carroza fúnebre iba por uno de los cadáveres.
    Uno de los fallecidos, Bernardo Ruiz, 38 años, chofer de un bus de transporte urbano, velado bajo una choza de lámina, en un barrio pobre de la periferia del puerto, exhibía en su cuerpo numerosos golpes y tenía el cuello dislocado.
    Según narra su madre, el 13 de julio de 2012 fue llevado a la prisión de Acapulco mientras portaba armas y drogas, pero que según la mujer le fue fueron "sembrados" por la policía.
    Otra mujer, viuda de otra de las víctimas, afirma tras salir de la morgue para ir a la funeraria a que le entreguen el cuerpo, afirma que "me entregaron sin brazos a mi esposo".
    El director del penal de Acapulco, Miguel Gómez, fue depuesto y está detenido para ser interrogado por la fiscalía, sujeto a investigación, como todos los otros custodios.
    La prisión de Las Cruces, con 2.101 reos, registra una sobrepoblación de 28% pero además, como la mayoría de otros centros penitenciarios del país, es "autogobernado" por los reos.
    La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) en un informe divulgado el año anterior, la clasificó como una de las cárceles más inseguras del país.
    Mientras tanto, hay muchas preguntas aún sin responder sobre este cruento episodio, entre ellas quienes abrieron las celdas, porqué no evitaron los custodios la matanza y cómo fue que grupos delictivos se apoderaron de la prisión. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en