Al menos 7 muertos en Ischia, entre ellos un niño de 22 días

Se buscan sobrevivientes, 15 casas destrozadas. Gobierno, hacia estado de emergencia

El día después del alud de lodo en Casamicciola, en la isla napolitana de Ischia (foto: Ansa)
19:33, 27 novNAPOLES Redacción ANSA

(ANSA) - NAPOLES 27 NOV - Al menos siete personas perdieron la vida, entre ellos un niño de 22 días, y otras cinco se encuentran desaparecidas como consecuencia de la avalancha de lodo que asoló el sábado el municipio de Casamicciola, en la isla napolitana de Ischia (sur de Italia).
    Con el paso de las horas, el balance se hace más pesado y al final del día se encontraron seis cuerpos: una familia completa, Maurizio Scotto di Minico, su esposa Giovanna Mazzella y el hijo de la pareja, Giovan Giuseppe, de solo 22 días; dos hermanos de 11 y 6 años, Francesco Monti y Teresa Monti, y una mujer de nacionalidad búlgara, Nikolina Gancheva Blangova de 58 años.
    Estas se suman a la única víctima identificada el sábado, Eleonora Sirabella, de 31 años, lo que confirma un total de siete muertos.
    El daño es enorme. El deslizamiento de tierra descendió desde el monte Epomeo, detrás del caserío de la isla, como sucedió en noviembre de 2009, y arrastró cantos rodados y escombros que provocaron los destrozos y derrumbes.
    Las búsquedas se prolongaron durante toda la noche y seguirán hasta el amargo final, pero es evidente que conforme pasan las horas disminuyen las posibilidades de encontrar con vida a los desaparecidos, al menos cinco de los desaparecidos: entre ellos, además de Salvatore Impagliazzo, compañero de Eleonora Sirabella, los esposos Valentina Castagna y Gianluca Monti con uno de sus tres hijos (padres y hermano de los niños de 11 y 6 años encontrados muertos).
    En la vía Celario, borrada por el lodo, emergen vidas quebradas de jóvenes, viejos y niños, restos humanos desfigurados por la furia de la riada a la que es difícil dar una identidad.
    Incluso el número de desplazados es mayor: hay unos 230. A todos se les ha encontrado alojamiento en hoteles o en casas de familiares.        Finalmente, en cuanto a los heridos, deberían ser cinco. Las viviendas afectadas pasan de quince a treinta.
    El Pontífice dirigió un pensamiento a las personas conmocionadas por esta tragedia en el Ángelus: "Estoy cerca de la población de la isla de Ischia. Rezo por las víctimas - dijo el Papa Francisco - por los que sufren y por todos los que intervinieron para ayuda".
Mientras continúa la búsqueda en Ischia, el Consejo de Ministros, reunido en sesión extraordinaria, declaró el estado de emergencia -que duró un año- e hizo una dotación inicial de 2 millones de euros. El gobierno también ha designado una comisaria: Simonetta Calcaterra.
    Al abrir el Consejo de Ministros, la premier italiana, Giorgia Meloni, renovó su cercanía a todas las personas implicadas en el derrumbe del sábado en Casamicciola, en especial a los bomberos. También expresó su intención de ir a Ischia lo antes posible. Pero no inmediatamente, porque ahora - deja filtrar la primera ministra- la prioridad es poner a trabajar a los rescatistas en la búsqueda de los desaparecidos sin perturbar ni entorpecer su trabajo.
    "Con el Consejo de Ministros de esta mañana -escribirá más tarde Twitter- el Gobierno dio una respuesta inmediata".
    El Gobierno quiere capitalizar lo ocurrido. De ahí la necesidad -subrayada por el Ministro para el Sur Nello Musumeci- de adoptar un plan de prevención para las islas menores. Sí también a la prórroga de las obligaciones tributarias para 2022 y 2023.
    A la isla -con el jefe del Departamenteo de Protección civil nacional, Fabrizio Curcio, llegó el gobernador de Campania, Vincenzo De Luca: "Tenemos que demoler -dijo- una serie de edificios ilegales, los construidos en lechos de ríos, geológicamente inapropiados, en zonas de condicionante ambiental absoluto, las construidas por la camorra".
    Desastre sin premeditación es la hipótesis de un delito hipotetizado por la fiscalía de Nápoles en el expediente abierto contra personas desconocidas.
    Por la tarde, el obispo de la diócesis de Pozzuoli e Ischia, Gennaro Pascarella, celebró una misa en el hotel donde se encuentran refugiados los desplazados. Escuelas cerradas en Ischia mañana y pasado mañana. Pero primero, hay que pasar otra larga noche de pasión.. (ANSA).

   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA