"Día triste para Italia y Europa", lamenta Letta

Secretario del PD llama a la centroizquierda a "campo amplio" para ser oposición

Derrotado Enrico Letta,
Derrotado Enrico Letta, "día triste para Italia y Europa" (foto: ANSA)
12:21, 26 sepROMA Por Milena Di Mauro

(ANSA) - ROMA 26 SEPT - Tras la victoria en las elecciones italianas de Giorgia Meloni y su coalición de extrema derecha, Enrico Letta, secretario del Partido Demócrata (PD), su principal oponente, habló de un "día triste" para el país y Europa.
    "Hoy es un día triste para Italia y para Europa", dijo el ex primer ministro en una conferencia de prensa en Roma.
    Sin embargo, Letta reconoció que los italianos "hicieron una elección clara". "Italia tendrá un gobierno de derecha", enfatizó. Se espera que la coalición liderada por Meloni tome más de 110 de los 200 escaños en el Senado y más de 230 de las 400 bancas en la Cámara de Diputados.
    El PD, en cambio, con el 19% de los votos a nivel nacional, se llevó la peor resultado de su historia.
    Letta inicia en estas horas la temporada de congresos del Partido Demócrata, donde no será candidato, dejando así su puesto de Secretario General, tal como estaba previsto si el resultado electoral le era adverso.
    Antes de dar por cerrado su ciclo, Letta, que había iniciado su secretaría del partido en marzo de 2021, se encargó de acusar, una y otra vez en rueda de prensa, al líder del Movimiento 5 Estrellas (M5S), Giuseppe Conte, "responsable de la caída del Gobierno de (Mario) Draghi que hoy trae a Meloni al Palacio Chigi (sede del primer ministro, ndr)".
    "Otros administrarán", dijo Letta con tristeza.
    Y llamó a la centroizquierda a no abandonar la idea del campo amplio, para no ir "dispersos" a la oposición del nuevo gobierno de derecha.
    Finaliza, por lo tanto, la era Letta, que acompañará al PD al congreso en el que se cortará el nudo gordiano de la alianza con Conte, que recibe el aval de Beppe Grillo, fundador del M5S.
    En tanto, el ministro del Exterior, Luigi Di Maio, abandona la escena, admitiendo la estrepitosa derrota que lo deja fuera del Parlamento.
    En la derecha -mientras que en Sicilia se empieza a realizar el escrutinio de las elecciones regionales que también dirán mucho sobre el balance de la general- también admite su decepción, con el resultado de un solo dígito, Matteo Salvini.
    "Me fui a dormir enojado, pero me desperté cargado de energía porque tenemos 5 años de gobierno y amplios márgenes para recuperar", aseguró, explicando que la Liga pagó en las urnas el apoyo a Draghi.
    "El resultado es decepcionante, ahora se necesita un análisis serio de las causas", sostuvo el gobernador de Véneto, Luca Zaia, en línea en los últimos meses con los otros presidentes de las regiones identificadas con la Liga Norte, hoy reunidos en una cumbre para debatir sobre el hundimiento del partido y el fracaso del proyecto de una Liga nacional.
    En tanto, Silvio Berlusconi regresa al Senado ("pero no será presidente" de ese cuerpo, aseguran los suyos) y juzga "determinante" la contribución de Forza Italia a la victoria "decisiva" de la derecha.
    Se cuentan con los dedos de una mano los opositores políticos que reconocen que Giorgia Meloni superó el techo de cristal: las diputadas del PD Debora Serracchiani y Alessia Morani y la de Italia Viva Maria Elena Boschi.
    Es notorio el silencio de Matteo Renzi, incluso en las redes sociales - en Japón para el funeral del expremier Shinzo Abe-, mientras que Carlo Calenda, al frente del Terzo Polo, admitió la derrota frente a la prensa y prometió una férrea oposición al gobierno. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en