"Para mí, sería un honor guiar al país"

Líder de ultraderecha se carga de énfasis, sueña con ser premier

Georgia Meloni, la Marine Le Pen italiana
Georgia Meloni, la Marine Le Pen italiana (foto: ANSA)
12:54, 06 agoROMA Redacción ANSA

(ANSA) - ROMA 5 AGO - Un día para sellar alianzas y hablar a viva voz, la centroderecha de Italia bulle este viernes, relanzada por los dirigentes políticos con numerosas apariciones en los medios de prensa, entre ellas, Georgia Meloni, la Marine Le Pen italiana como muchos le llaman, quien sostiene que le halagaría conducir al país y ser la primera mujer de la historia en el súper cargo.
    Meloni fue una de las dirigentes de notorias apariciones en televisión, quien en las entrevistas, concedidas a Studio Aperto y a la cadena estadounidense Fox News, logró dibujar a grandes rasgos su idea de país, sin esconderse siquiera de la perspectiva de poder llegar a ser la primera mujer en dirigir el gobierno en la historia de Italia.
    "Sería un gran honor para mí guiar a Italia", se entusiasmó.
    La presidenta de Fratelli d'Italia (FDI) lo piensa seriamente y apremiada por los entrevistadores, subraya, una vez más, cuál debe ser para ella la posición internacional del país: "Estamos seguros de la posición que debe mantener Italia para defender su interés nacional, el FDI también desde la oposición ayudó al gobierno de Mario Draghi a hacer lo que tenía que hacer, empezando por el apoyo a Ucrania", deslizó.
    "Ese conflicto es la punta del iceberg de un proceso que apunta a una revisión del orden mundial. Si Occidente pierde, es de victoria de (Vladimir) Putin. De Rusia y de la China de Xi Jinping que ganan. Y en Occidente, los europeos son los que pagarán las peores consecuencias", apuntó Meloni.
    "Seguimos convencidos de la necesidad una reforma en el sentido presidencial y en política económica hay una necesidad desesperada de poner a la gente en condiciones de trabajar, de producir riqueza y de poner a las empresas en condiciones de no ser continuamente masacrados y hostigados por el Estado", enfatizó luego.
    Y luego, Meloni planteó una asistencia remota a su aliado de coalición Matteo Salvini, proponiendo una solución, a consensuar con las instituciones europeas, para abordar el tema de la migración a través del bloqueo naval.
    "Es fundamental que nuestra nación demuestre seriedad , lealtad, un alto nivel, también para reivindicar mejor sus intereses en el ámbito internacional, en una presencia diferente y mayor en el Mediterráneo, en la compensación relacionada con las sanciones. La base para defender el interés nacional es demostrar credibilidad", destacó Meloni.
    En tanto, Matteo Salvini, por su parte, volvió a hablar desde Lampedusa, la isla que recibe miles de migrantes en estos días. "Habrá un gobierno (próximamente en Italia) que tendrá mayoría y un programa claro para 5 años. Proponemos paz fiscal, tasa plana con techo elevado a 100 mil euros para autónomos y una primera cuota de tasa plana también para empleados con familias con dos ingresos hasta 70 mil euros. No creo que haya necesidad de gobernar con el PD (Partido Demócrata) y con M5D (el Movimiento 5 Estrellas) porque los italianos con los que me reúno tienen las ideas claras", afirmó el líder de la Liga, Salvini.
    "Mi ambición es, en el centroderecha que gane, que la Liga tenga un voto más que los demás y por tanto, como mucho, coordinaré la mesa de ministros", añadió.
    Pero, el partido ultraderechista de Meloni, Hermanos de Italia, ser perfila para ser el más votado en las elecciones generales del 25 de septiembre, según un sondeo publicado n el que esta política amplía su ventaja respecto al resto de fuerzas, según una encuesta del Instituto Demos para el diario La Repubblica.
    Hermanos de Italia, que en las generales del 2018 obtuvo un 4,4 % de los votos, ahora obtendría el 23,4 %, ampliando su apoyo frente al 22,3 % pronosticado en mayo, "Soy Giorgia Meloni, soy mujer, soy madre y es muy probable me convierta -a los 45 años- en la primera Presidenta del Consejo en Italia. Si Berlusconi y Salvini no realizan ninguna jugada, claro. Y quiero saludar con buena paz a los que me consideran una fascista o a los que, incluso en el extranjero, ya tienen miedo de lo que voy a hacer", escribió Meloni hace poco en Twitter, convencida de sus apetencias.
    Italia se enfrenta ahora a meses de agitación. Es probable que pasen varias semanas después de las elecciones del 25 de septiembre antes de que se pueda formar una nueva coalición.
    La crisis política italiana es también un problema para la Unión Europea. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en