Italia reabre a turistas con un pase para viajar

Draghi, "volvemos a dar la bienvenida al mundo"

Italia reabre a turistas con un pase para viajar, dijo el primer ministro, Mario Draghi (foto: ANSA)
19:19, 04 mayROMARedacción ANSA

(ANSA) - ROMA 4 MAY - Italia se reabrirá a los turistas a partir de la segunda mitad de mayo, y si "la pandemia nos obligó a cerrar, estamos listos para volver a dar la bienvenida al mundo", dijo el presidente del Consejo de Ministros, Mario Draghi.
    Se podrá volver a viajar en todo el país con un "pase verde nacional", semejante al introducido en el último decreto-ley, que permite el traslado también en las regiones "naranja" o "rojas", en espera de que entre en vigencia el "pase verde" ("green pass") europeo previsto para mediados de junio.
    Tras haber restablecido las "zonas amarillas" y permitido volver al cine, al teatro, al museo y también a cenar afuera, incluso si solo al aire libre hasta el 1 de junio, el gobierno sigue entonces su estrategia de reaperturas, consciente de que el turismo es una de las llaves para relanzar el país.
    En 2020, según los datos del Banco Central Italiano elaborados por la asociación Coldiretti, la emergencia Covid recortó en unos 26.000 millones de euros los gastos de los viajeros extranjeros en Italia, derrumbados casi un 60% respecto de 2019.
    "Nuestras montañas, nuestras playas, nuestras ciudades están reabriendo" y "no dudo de que el turismo resurgirá más fuerte que antes", confirmó Draghi, con un llamado al resto del mundo: "Es el momento de reservar sus vacaciones en Italia, no vemos la hora de recibirlos de nuevo".
    El pase regirá entonces desde el 15 de mayo, en espera de que entre en vigencia el europeo, a mediados de junio, con el objetivo de ofrecer a quien quiere ir a Italia "reglas claras y simples" para garantizar la máxima seguridad, según dijo el premier tras la reunión de ministros de Turismo del G20.
    ¿Pero cómo será el pase para los extranjeros? La línea es la que ya se indicó en el decreto que rige actualmente para las "certificaciones verdes" que permiten a los italianos trasladarse entre regiones de distinto color: el certificado de vacunación, con ambas dosis y solo con vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA), el certificado de curación o un hisopado negativo efectuado en las 48 horas precedentes.
    Para uniformizar modalidades y duración de los certificados de los diversos países hará falta una reunión de ministros de Salud a nivel europeo, pero ya está claro que el 15 de mayo se comenzará con documentos en papel para luego pasar al uso de la plataforma tecnológica europea, donde se cargará el "green pass" y que será testeada por primera vez el 10 de mayo.
    La apertura al turismo obligará al gobierno a revisar algunas reglas actualmente vigentes. La primera es la ordenanza que define el ingreso a Italia para quien llega del exterior y que vence el 15 de mayo: hasta hoy está previsto un hisopado de entrada, cuarentena de cinco días y un nuevo hisopado para quien llega de la Unión Europea y Gran Bretaña, mientras para las llegadas del resto del mundo -salvo los países que tienen entrada prohibida en Italia- la cuarentena es de 14 días.
    La nueva medida excluirá la cuarentena para quienes lleguen de la Unión Europea pero también desde Estados Unidos e Israel, donde las vacunaciones están muy avanzadas.
    Seguirán, en cambio, las limitaciones para los países incluidos en la "lista negra".
    La otra novedad concierne al toque de queda, ahora fijado a las 22.00, cuestión que dividió a la mayoría que el gobierno afrontará a mediados de mayo.
    "Existe la intención de revisar las medidas sobre la base de la marcha de los contagios, y estoy razonablemente confiado en que la medida, en tiempos breves, pueda ser revisada favorablemente", dijo el ministro de Turismo, Massimo Garavaglia, satisfecho por el resultado de la reunión del G20.
    "El sector del turismo es el que encuadra a la mayoría de mujeres y jóvenes, sobre todo en el sur, y el relanzamiento ayudará a estas categorías", explicó.
    Siempre con la óptica de reabrirse al mundo se decidió vacunar masivamente a la población de las islas menores, de las Eolias a las Tremiti, del Giglio a Capri, Ischia o Procida.
    Algunas regiones -como Campania y Sicilia- ya empezaron o están por empezar, desafiando el plan del gobierno. Por eso en las próximas horas habrá una reunión con la ministra de Asuntos Regionales, Mariastella Gelmini, el comisario para la emergencia Francesco Figliolo y los representntes de la ANCIM, la asociación que reúne a los municipios de las islas menores.
    Se le dará la "máxima atención" también a la puesta en seguridad de los habitantes de las pequeñas islas", confirmó Figliuolo subrayando se partirá desde los lugares donde haya una particular exposición a los riesgos del contagio o donde no hay instalaciones sanitarias adecuadas. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en