Putin, que la UE agradezca por el gas a Turquía

Cita del líder del Kremlin con Erdogan en Sochi

Recep Tayyip Erdogan (izquierda) y Vladimir Putin (derecha) en el encuentro en Sochi
Recep Tayyip Erdogan (izquierda) y Vladimir Putin (derecha) en el encuentro en Sochi (foto: ANSA)
18:19, 05 agoROMAPor Luca Mirone

(ANSA) - ROMA, 05 AGO - Vladimir Putin y Recep Tayyp Erdogan firmaron un pacto para fortalecer la cooperación económica y energética entre Rusia y Turquía, un acuerdo, firmado en Sochi durante la segunda reunión entre ambos mandatarios en menos de un mes, que fue bendecida por el líder del Kremlin quien pretende romper el aislamiento occidental tras la invasión a Ucrania.
    "Europa debería agradecer a Turquía porque garantiza el flujo de gas ", dijo Putin y no fue por casualidad el golpe dirigido a los "socios" de Kiev. Mientras estaba en marcha la reunión de presidentes, el conflicto continuó en su apogeo, provocando una nueva alarma en la planta de energía nuclear de Zaporiyia.
    El encuentro entre Putin y Erdogan, tras el que tuvo lugar en Teherán el pasado 20 de julio, fue largo (cuatro horas) y complejo. El presidente ruso se ha mostrado deseoso de colmar de elogios a su interlocutor, de reforzar un banco con un socio estratégico pero no totalmente alineado con Moscú en Ucrania.
    Pues si bien no se adhiere a las sanciones contra Moscú, arma a Kiev con sus drones.
    El ducto "Turk-Stream es hoy una ruta clave para el suministro de gas ruso a Europa y está funcionando sin problemas", dijo el líder ruso, invitando a "los socios europeos a agradecer a Turquía por este flujo continuo". Por el contrario, el Nord Stream envía gas con cuentagotas, según Moscú a causa de las sanciones.
    Erdogan, según Putin, también fue decisivo para desbloquear la crisis del trigo. Los acuerdos firmados con Kiev en Estambul, subrayó el líder del Kremlin, favorecerán también "la exportación de alimentos y fertilizantes rusos".
    En este frente, de hecho, todo parece ir según lo planeado. Ankara ha confirmado la salida de otros tres barcos cargados de cereales desde puertos ucranianos, mientras que el primer envío procedente de Odesa en los últimos días amarrará en Líbano el domingo.
    Al final de la entrevista, el Kremlin anunció que Putin y Erdogan acordaron "relanzar la cooperación en el frente económico y energético". Y más allá del carácter genérico del comunicado, no es ningún misterio que Moscú está apostando mucho por Ankara para crear aunque sea una mínima grieta dentro de la OTAN y eludir las sanciones.
    Con esto en mente, según el periódico The Washington Post, Rusia quiere comprar acciones en refinerías y terminales petroleras turcas, para eludir la entrada en vigor del embargo europeo sobre el petróleo ruso. En los planes de Moscú también hay una solicitud a algunos bancos turcos, controlados por el Estado, para permitir la apertura de cuentas a las principales instituciones rusas.
    En cuanto a Erdogan, también voló a Sochi para discutir otro expediente prioritario para él, Siria. El líder turco lleva tiempo presionando para desatar una nueva ofensiva en el norte y deshacerse de los milicianos kurdos, pero Moscú siempre se ha opuesto. Sin embargo, al final del diálogo con Putin, solo se evidenció un compromiso general por parte de los dos países de "actuar de manera coordinada en la lucha contra todas las organizaciones terroristas".
    Más allá de Siria, el eco más fuerte en Sochi provino de Ucrania, porque el conflicto no muestra signos de desaceleración. La situación en Zaporiyia es una vez más alarmante, porque Energoatom, la agencia nuclear nacional, dijo que se registraron 3 explosiones en el sitio de la planta, cerca de uno de los bloques de energía del reactor. Con riesgo de "fuga de hidrógeno, radiactividad y alto riesgo de incendio".
    Para Kiev fueron bombas rusas pero Moscú en cambio acusó al ejército enemigo de haber disparado con artillería, durante un cambio de turno de trabajadores, provocando también un incendio, del cual sin embargo no hubo confirmación. Pero esta escalada continua alrededor de la planta de energía nuclear más grande de Europa corre el riesgo de tener consecuencias desastrosas de la noche a la mañana.
    No es mejor, en el frente de guerra, ni siquiera en las zonas más al sur. Mykolaiv ha sido blanco de bombas rusas día y noche durante semanas e incluso en las últimas 24 horas las autoridades locales han informado de "muertos y heridos". De hecho, la administración militar regional decretó un toque de queda nocturno en la capital que se prolongará al menos durante todo el fin de semana. (ANSA).
   

Todos los Derechos Reservados. © Copyright ANSA

archivado en